Reseña: Averyn, de Carlos Gran

«Averyn» de Carlos Gran, primera parte de la ambiciosa trilogía titulada «Los Tres Reinos».

«Los Tres Reinos» es una serie de fantasía al más puro estilo de Tolkien o C. S. Lewis, que hace las delicias de los amantes de este género.

Bastian es un simple campesino que vive en una pequeña aldea del reino de Averyn, junto a su familia. Su apacible vida cambia cuando su hermano Daeron es reclutado para el ejército del rey.

Es en las fiestas del solsticio de verano cuando del carro de la compañía del desastre mágico cae una misteriosa caja que Bastian recogerá. Queriendo saber qué oculta la caja, el chico acude a casa de la extraña y anciana Amanieu, donde conocerá que esa caja es mágica y que tienen que abrirla para descubrir su secreto. Pero, lo más relevante de todo, es el conocimiento de que él, Bastian, es el elegido: tiene sangre real y es descendiente de los kalagar, secreto oculto que lo llevará a descubrir un mundo desconocido para él, un pasado enterrado con el que enfrentarse a su destino, y emprender el viaje más duro de su vida con tal de salvar a su reino. Porque la rosa negra, esa de la que habla la profecía, a florecido.

Reseña:

Lo primero que nos encontramos de «Averyn» es su portada: una ilustración sencilla, pero potente, en la que enmarcada en el centro tenemos la rosa negra (entorno a la cuál gira la primera parte de la saga), bordeada de espinas y un fondo blanco. Una vez has leído el libro puedes analizar que esas espinas, esas zarzas, son las vicisitudes a las que no solo Bastian se tiene que enfrentar sino también el reino y todos los que en él moran. Un conjunto de blancos, negros y grises que atraen la atención del lector desde el primer momento en que la ves roto por las letras en dorado.

Al pasar las páginas tenemos en la primera página una rosa enmarcando el diseño del interior con el del exterior. Lo mejor viene cuando vemos que todos los capítulos tiene un bordeado de espinas y una rosa en la parte superior para justo debajo el título y número de capítulo.

«Averyn» cuenta con nada más y nada menos que 67 capítulos más prólogo y epílogo. Suelen ser capítulos no muy extensos, de no más de diez páginas salvo alguna excepción, hecho que hace que la historia de tan extenso contenido se lea veloz queriendo saber qué ocurre en el siguiente capítulo, con esas pinceladas de miel que Carlos Gran deja.

La historia está narrada en tercera persona centrándose en la vida de Bastian y todo lo que gira en torno a él. Se suceden historias secundarias como en toda buena historia de fantasía pero que quedan bien resueltas e hiladas a la perfección con la principal.

Las descripciones, la ambientación de esa época medieval tan característica de la fantasía, se desarrolla con una maestría sublime. A veces es imposible innovar cuando está todo escrito, pero Carlos Gran lo hace, da un giro de tuerca a lo conocido, y no solo en los paisajes y en el mundo particular que ha creado, sino también en la creación de seres fantásticos.

Todas estas descripciones están bien medidas para que estemos en situación en cada momento. A veces son más largas que otras y puedes sentirte un poco abrumado por la cantidad de detalles, pero la historia lo necesita, más teniendo en cuenta que es una primera parte y que el autor tiene que introducirnos en su mundo para las dos partes venideras.

La pluma de Carlos Gran es de esas que te agarran y no te sueltan. La historia hace lo suyo, pero su forma de escribir es de las que se arraigan, te hacen vibrar, sentir, despegar. No hay uso de palabras rebuscadas que te hagan necesitar un diccionario (salvo el idioma propio de toda buena historia de fantasía -cuya pronunciando cada uno debe imaginar cómo es-). 

Se nota que Carlos Gran es meticuloso en lo que hace y ha tenido grandes maestros. Hacía mucho que una historia de fantasía no me agradaba tanto y me invitaba a tomarme el tiempo con calma en su lectura para saborearla bien.

Los personajes, al igual que la trama, es tan muy muy conseguidos y trabajados. Creo haber leído que el autor tardó como cinco años en escribir la historia, y se nota el trabajo meticuloso en cada parte.

Son muchos los personajes los que nos encontramos a lo largo de la historia y es difícil describir lo que cada uno te transmite, pero sin duda Bastian me ha llegado al corazón.

Puntos fuertes:

  • La originalidad de la trama.
  • El trato que se le da a los personajes, que cada uno tenga su espacio, sean secundarios o principales, porque de esta forma ninguno queda cojo dentro de la historia.
  • El hacer propia la fantasía ya conocida.

Puntos débiles:

  • Lo corta que se me ha hecho la historia y el tener que esperar para leer esa segunda parte.

Valoración:

5/5

«Averyn» es una novela de corte juvenil fantástica que nos lleva a un mundo desconocido, medieval y repleto de magia, donde las aventuras, la intriga, las guerras y, por encima de todo, el amor y la amistad, nos acompañarán desde el principio hasta ese final que quita el hipo.

Anterior
BIG FISH

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Top 3 Stories

Más artículos
Emociones que no tienen palabra en español (pero deberían)