FUENTE: https://www.theverge.com/

No intentes entenderlo, porque está complicado adrede

Bienvenidos una semana más a la sección de chapas del tito Ricardo. Toca volver a Tenet (por suerte o por desgracia no hay mucho más de lo que hablar en las carteleras españolas), y ésta vez sin miedo a los SPOILERS masivos. Así que a darle duro.

¡¡¡¡¡SPOILER ALERT!!!!!! ¡¡¡DANGER!!!

¿Qué es toda esta vaina de la entropía?

La trama principal de Tenet está impregnada de un componente de ciencia ficción muy relevante, que prácticamente articula todo el universo en el cual se desarrolla la película. A diferencia de la mayoría de películas de Christopher Nolan, aquí la premisa argumental lo es TODO. Intentaré no profundizar demasiado en detalles técnicos (ya que muchos divulgadores científicos que saben mucho más que yo han aprovechado esta oportunidad cinematográfica para explicar la física subyacente a este film, como en este ejemplo que os dejo: https://www.larazon.es/ciencia/20200903/pwgcl457erhrvdecfkakypzovy.html). Sin embargo sí que mencionaré algunos aspectos que considero fundamentales para poder analizar Tenet con rigor y llegar a comprender algunos de los misterios que plantea.

Empiezo fuerte: la física moderna no sabe cómo se define el tiempo a escala fundamental. O por decirlo de una manera: existen varias definiciones de lo que es el tiempo, pero ninguna de ellas permite explicar cuál es su naturaleza o si realmente existe o es un efecto emergente que parece suceder a nuestro alrededor pero que es en realidad un proceso ficticio. Así que desde este punto de vista, tal y como sucedió con el tema del interior del agujero negro en Interstellar, no podemos criticar a Nolan por vulnerar todas las leyes de la física. En ambos contextos nos adentramos en territorio científicamente desconocido.

FUENTE: https://www.clarin.com/

Se puede analizar el tiempo como un proceso a escala cosmológica que comienza con el Big Bang, y que por tanto se halla asociado a un mecanismo irreversible de expansión del universo (con el petardazo primigenio surgieron el espacio y el tiempo como dimensiones conectadas, y conforme las estructuras cósmicas se separaban entre sí y se ensanchaba el tejido del espaciotiempo, consideramos que ahí el tiempo ya estaba «andando» hacia adelante); también se puede considerar el tiempo como una percepción sensorial humana, que conlleva que vemos evolucionar el mundo y que, conforme crecemos, envejecemos e interactuamos con él, nos parece que pasa ese «tiempo»); y como es el caso de Tenet, podemos asociar el transcurso del tiempo con una magnitud termodinámica: la entropía.

La entropía es un concepto físico aparentemente abstracto, pero que en realidad describe una realidad intuitiva y perfectamente entendible: el mundo que nos rodea y los objetos y sujetos que lo habitamos evolucionamos desde un estado más ordenado y con menor pérdida de energía a otro más desordenado y con mayor flujo de energía hacia el entorno (lo que muchos en el instituto o en la uni estudiamos y sufrimos como el segundo principio de la termodinámica). En otras palabras, la entropía refleja la inexorabilidad de que los estados macroscópicos donde la matería y la energía están más compactadas (un vaso de cristal en perfecto estado, una persona joven) tienden a avanzar, en condiciones normales, hacia un estado de mayor dispersión donde se pierde energía hacia el exterior (lo que se conoce en física como reacción exotérmica); siendo mucho más probables que aquellos donde los objetos y las personas retroceden a un estado de mayor orden y energía (estamos habituados a ver cómo el vaso se rompe o la persona envejece, y no al revés). Y dado que la termodinámica es un campo de la física asociado al comportamiento de objetos macroscópicos («mu grandes», formados por muchas partículas), se suele trabajar con probabilidades que miden características promedio (generales) de esos objetos o personas. Si bien cada partícula por su cuenta puede «robar energía» a otra con menos energía, lo que sucede cuando observamos objetos compuestos por varias partículas es que el proceso siempre ocurre en la misma dirección: los objetos con mayor energía (p.ej los objetos con mayor temperatura) tienden a cederla a los objetos situados en un estado de menor energía (los objetos más fríos). Esto es lo que se denomina habitualmente «la dirección de la flecha termodinámica«. Si queremos invertir esta dirección, tenemos que aportar energía (hacer un esfuerzo) para forzar al sistema a que vaya en contra de lo que tendría lugar en condiciones normales. Podría pensarse que con ese comportamiento estaríamos vulnerando esta ley, pero nada más lejos: para hacer ese trabajo necesitamos generar calor para producir energía (quemar grasas y azúcares de nuestro cuerpo, quemar combustibles, generar electricidad), y por lo tanto parte de ese trabajo se disipará al ambiente y hará que, en general, se haya perdido más energía de la que hemos querido introducir con nuestro esfuerzo. En un sistema aislado (como es el universo, o como serían dos cubos de agua encerrados al vacío), la entropía siempre ha de crecer. Sorry not sorry.

Así que recordad niños: la física es muy importante aunque digáis que sois de letras. O éso me ha dicho el señor Nolan que os cuente para que entendáis su peli.
FUENTE: https://www.pinterest.es/

No obstante, en ningún momento he hablado de «tiempo termodinámico». La entropía simplemente nos está advirtiendo acerca de si un proceso puede ocurrir de forma espontánea en la naturaleza, o si es tan poco probable (hay una combinación de partículas entre millones que dan lugar a que el objeto haga cierta cosa) que nos vemos obligados a extraer energía de nosotros mismos para alterar ese proceso natural (con lo que finalmente estaremos trasladando toda esa energía que se debería perder hacia el entorno que rodea al proceso). Lo que sucede es que, dado que lo que estamos habituados a ver en nuestras vidas cotidianas es éso, aconteciendo sistemáticamente en cada instante del día, tenemos la sensación de que ese flujo de energía es equivalente al también incesante flujo del tiempo. Para las leyes de la mecánica clásica (que es como los físicos llaman a la física «de toa la vida») no existe distinción entre un proceso que sucede del pasado al futuro o del futuro al pasado; las leyes físicas (y la mecánica es la base a partir de la cual se construyen la dinámica de los cuerpos, el electromagnetismo, la termodinámica y muchas más ramas de la física hasta Einstein) son invariantes temporales. Pero esta flecha termodinámica no tiene por qué ser necesariamente la misma que la flecha del tiempo. La energía podría fluir a estados poco probables de mayor orden (las bolas de billar dispersas vuelven al triángulo al golpearse), pero si contamos el tiempo desde el Big Bang seguiríamos viendo todo hacia el futuro.

Este fenómeno de la invariancia temporal lo ilustra Nolan con acierto durante la película, pero la cosa tiene trampa. Las leyes físicas, construidas mediante fórmulas matemáticas, aceptan casi lo que les echen; pero para que sean funcionales y útiles, tienen que ser compatibles con lo que observamos en la realidad. Y, como os he comentado, en la naturaleza no existe ningún proceso físico que evolucione invertido en el tiempo. Bueno, CASI ninguno. Pero para ello tendríamos que meternos en el extraño mundo de la mecánica cuántica con particulitas (sé que lo estáis deseando jeje), y desde luego que no existe evidencia ninguna que avale que podamos observar estos fenómenos a escala de varias partículas. No digamos ya de objetos o personas. Una pena, Nolan.

-Pero mira. Si metemos una explosión nuclear por aquí y partículas radiactivas por allá…
-No sé, Chris, parece falso.
-Que sí que sí. Metemos una máquina mágica y ya estaría.
FUENTE: https://macguffin007.com/

¿Inversión temporal o viajes en el tiempo?

La tesis del genial director británico ha sido clara y meridiana al respecto durante todas las entrevistas que ha concedido: Tenet no es una película de viajes en el tiempo al uso. ¿Y es eso cierto? Sí y no. Y esa incertidumbre nos permite introducirnos de cabeza en el complejo mundo cuántico.

La premisa fundamental de Tenet radica en que la civilización humana de un futuro relativamente cercano ha sido capaz de construir unas extrañas máquinas similares a tornos o a puertas giratorias que permiten otorgar a todas las personas y objetos que se introducen en ellas una propiedad muy particular: su entropía está invertida. ¿Cuál es su consecuencia esencial? Que desde la perspectiva de los que se encuentran en el lado de la máquina del cual sale el sujeto invertido, éste no se comporta como asiduamente estamos acostumbrados a ver (tal y como he explicado de aquella manera anteriormente), sino que parecen evolucionar desde estados de mayor «desorden» o pérdida de energía con el ambiente (por fricción, fugas de calor, radiación…) a recomponerse hacia estados de mayor orden. En resumen, que los percibimos como si fuesen «al revés». Ya hemos visto que macroscópicamente no es posible concebir éso a día de hoy ni existe teoría física alguna que lo respalde, pero…¿tiene éso algún fundamento?

Y ahora es cuando os peta la cabeza con las partículllaaaaas.
FUENTE: https://www.elperiodico.com/

Pues sí lo tiene, aunque debo admitir que es sorprendentemente endeble viniendo del coautor del guión de una película científicamente casi impecable como es Interstellar. En el «mundo cuántico» (es decir, aquel donde buscamos energía concentrada en regiones del espacio muy pequeñas y en sistemas aislados de interacción con el exterior), NO EXISTE EL TIEMPO. Nosotros podemos decidir cuándo medimos ese sistema cuántico (que, al ser medido, hace colapsar el funcionamiento cuántico raruno de ese sistema como bien expliqué en mi crítica de Las Posibles Vidas de Mr Nobody https://lockoutmag.com/2020/04/20/criticamrnobodyparte2/), en base a los relojes que construimos en nuestra realidad clásica; pero éso no afecta al sistema cuántico. Dado que las partículas que los componen (electrones, fotones de luz, quarks que componen protones y neutrones, fluidos muy especiales a muy baja temperatura…) están entrelazadas entre sí compartiendo información permanentemente, en todo momento y lugar, les resulta indiferente cuándo las midas o qué intervalo de tiempo establezcas entre ellas. El efecto que se va a lograr es el mismo. Y ésto sucede porque, tal y como sabemos hasta ahora, todas esas partículas no son más que modos de excitación (de niveles de energía ON, por así decirlo) de los campos en los que se encuentran dichas partículas. Cuando unos campos (los de partículas) se solapan con otros responsables de fenómenos como la gravedad, electromagnetismo o la energía nuclear atómica (los de interacciones), emergen las partículas que conocemos como si fuesen olas dentro de ese mar . Por éso parecen estar entrelazadas y funcionar al unísono, aunque nos parezcan distintas a nuestros ojos.

Debido a lo anterior, resulta habitual encontrarse con afirmaciones del estilo: «científicos consiguen enviar información al pasado», o «científicos de la universidad de Massachusets logran que una partícula viaje unas millonésimas de segundo hacia atrás en el tiempo». Lamentablemente no son más que titulares sensacionalistas, porque realmente en las partículas cuánticas no podemos hablar ni de tiempo ni de entropía. Para las leyes de la cuántica sí que podemos decir, por lo que sabemos hasta ahora, que el tiempo es indistinguible, vaya éste hacia delante o hacia atrás. Los físicos dicen que los sistemas cuánticos son invariantes temporales (tiene simetría de tiempo), de carga y de paridad (posición en el espacio). De hecho, tal y como se menciona expresamente en la película, el célebre físico Richard Feynman y su mentor John Wheeler propusieron que al estar carga y tiempo multiplicadas en sus formulitas, si les cambiamos el signo a las dos al sistema cuántico le importa un pepino. Una partícula positiva yendo hacia «adelante» en el tiempo es lo mismo que una partícula del signo opuesto yendo «hacia atrás». En los diagramas que construyeron se verifica que realmente la antimateria (la que es igual que la materia pero de sentido contrario) es materia viajando hacia atrás en el tiempo. ¿Os peta la cabeza? Es normal. Explicar ésto con un lenguaje comprensible es complicado, y da lugar a muchas confusiones. Y creo que Nolan, mencionando ésto en su película, se mete en un jardín de 3 pares de narices en el que afortunadamente prefiere no profundizar demasiado.

Imagen REAL de fotones de luz entrelazados por parejas, obtenida mediante una cámara ultrasensible. Como se puede observar todo lo que estoy contando no es una construcción metafísica chunga. Existe. Sólo necesitamos los ojos adecuados para poder verlo
FUENTE: https://tendencias21.levante-emv.com

¿Están hechos por tanto los objetos y las personas invertidas que vemos en Tenet de esa antimateria? Rotundamente NO. Si así fuese, se aniquilaría con la materia de su entorno (el aire, los demás objetos, el suelo…), generando una explosión gigantesca que emitiría mucha luz (que, por otro lado, tampoco se vislumbra por ningún lado en los tornos mágicos chupiguays del futuro). Nolan intenta justificar su ocurrencia en el mundo real en base a unas partículas radiactivas de fisión (¿?) o algo así, dado que el muy zorro habrá escuchado alguna vez que en los procesos de desintegraciones radiactivas (algunos elementos con núcleos atómicos muy inestables liberan energía en forma de radiación y decaen en otros más estables) se han realizado experimentos muy currados y difíciles donde se ha tratado de forzar que estos fenómenos que antes hemos llamado «espontáneos» en nuestra realidad ocurran en el sentido contrario. Por ejemplo, en algunos de ellos se ha intentado (y logrado, durante muy poquito tiempo y nunca de forma estable) una especie de transferencia de energía (podríamos llamarlo calor, aunque realmente no es así del todo) desde la partícula «fría» hacia la partícula «caliente». Peculiar suceso que parece entrar en conflicto directo con esa entropía natural de la que hemos hablado antes. ¿Y qué energía se usa? ¿Tenemos a un señor cuántico con bíceps cuánticos robándole energía al objeto que menos tiene para dársela al que más tiene?

Realmente es algo muy complicado en lo que no me voy a meter porque ya sí que paráis de leer aquí y os váis a ver Netflix (salvo alguna persona friki a la que quiero mucho precisamente por ser así de nerd) que hasta le , pero basta con decir que se consume la energía de entrelazamiento (información) entre las partículas del sistema. Para ello, si la partícula caliente quiere recuperar parte de la energía que contiene la fría, tiene que robarle todo; incluida la información que esa partícula tenía sobre esa energía. Así que, por así decirlo, a esa partícula hay que borrarle la memoria de que alguna vez tuvo esa energía. Si queremos extrapolar de forma bestial y trazar la analogía con el mundo real de esta situación pese a que ya sepamos que es imposible, para viajar atrás en el tiempo los personajes de Tenet deberían ir sufriendo amnesia y olvidando todo lo que sabían del futuro para encontrarse en la misma situación en la que estaban en ese preciso instante. Así que no, por aquí tampoco tiene mucho sentido la peli. ¿Mola igualmente? Sí, y se logran unas escenas impactantes y espectaculares en pantalla. Pero lamentablemente, me temo que nunca veremos algo así por mucha tecnología futurista chula que inventemos.

Cuando descubres que has estado toda la película llevando mascarilla para nada.
FUENTE: https://deadline.com/

Pero bueno, sigamos la lógica intrínseca de la película y dejémonos llevar. La película no permite viajes en el tiempo instantáneos a fechas concretas, sino que tenemos que vivir todo ese tiempo pero «al revés». Para el resto nosotros nos movemos en sentido contrario, y para nosotros el mundo se impulsa al revés (menos la gravedad, que parece ir en el mismo sentido. Lo hizo un mago jeje). Los coches, las balas y la respiración pulmonar (en vez de crearse bajas presiones para coger aire del exterior, los invertidos necesitan aire invertido porque el del exterior vaciaría nuestros pulmones instantáneamente). Aparte de lo inaudito y divertido que resultaría imaginar de dónde sacarían nuestros personajes un suministro casi ilimitado de aire invertido para llevarlo a todas partes durante días, no termina de quedar claro por qué algunos fenómenos físicos parecen verse afectados por esa inversión y otros no del todo. Por ejemplo, cuando el vehículo del protagonista se incendia, el fuego debería «robarle energía al protagonista» y provocarle una hipotermia mientras éste arde fuertemente. ¿Pero para qué está el hielo? En todo caso, si es el fuego el que se consume, debería convertirse en una chispa. Ello se deduce de otro caso muy significativo: el de las balas.

Según le describe el personaje de la científica interpretada por Clémence Poésy (que tampoco parece entender demasiado bien lo que plantea Nolan, aunque sea comprensible porque se trata de tecnología del futuro), para recoger una bala hay que realizar el gesto de ir a cogerla. No debemos esperar que la bala vaya a venir sola acercando la mano, sino que tenemos que realizar un gesto contrario a nuestra intuición cotidiana: hacer como que vamos a dejarla sobre la mesa para que ésta regrese a nuestra mano. Y aquí Nolan es muy inteligente, pese a que deja algunos flecos por explicar. Las balas ya están por ahí sobre la mesa, o clavadas contra la pared, y nosotros sólo tenemos que ir a recogerlas y hacer como que vamos a dispararlas o a dejarlas contra la mesa para que éstas vengan a nosotros. El efecto parece anteceder a la causa; a tomar por saco el principio de causalidad. Por éso también las balas invertidas son tan peligrosas: si una bala está clavada sobre una superficie, el proyectil tiene que atravesarla en sentido opuesto y la herida va a estar abriéndose en vez de cicatrizar. Pero…¿qué le dice a la bala que ésta tiene que volver exactamente al cartucho de la pistola, y no a cualquier otro sitio? ¿Acaso para que la causalidad pudiera ser el motor del proceso no debería ser SIEMPRE la pistola que se disparó en el futuro la que en tiempo invertido vuelva al cartucho, y no simplemente cualquiera que esté invertida por otra persona o en otro momento?¿Por qué la pared o la carne humana parecen hacer una especie de rozamiento invertido que hace que la bala se repela en lugar de perder energía, si esa pared no está invertida? ¿Acaso un objeto invertido le «contagia» esa propiedad a cualquier otro objeto con el que entra en contacto? ¿Entonces por qué cuando el protagonista se sienta en el coche invertido éste no le hace resbalar del asiento o por qué puede caminar o derrapar sirviéndose del rozamiento? De nuevo, lo hicieron los magos del futuro. Es lo que tienen estas tramas de viajes temporales. Puede que esté siendo demasiado exigente con Nolan, pero estamos hablando de uno de los directores y guionistas más talentosos de los últimos años y que siempre se caracteriza por dejar muy claras las reglas de sus mundos sin tantas fisuras. Eso sí, la idea es muy ingeniosa e innovadora pese a que lo de la bala volviendo a al cartucho y el tiempo yendo al revés ya pudimos verlo en Memento. Nolan se autohomenajea pero a lo grande, y cómo entretiene verlo en pantalla.

Y todavía no hemos hablado de todas esas paradojas, situaciones extrañas, contradicciones y fenómenos que desafían toda lógica que son consustanciales a prácticamente todas las obras que se desarrollan con argumentos del tiempo funcionando de forma diferente a lo habitual. El personaje de Neil (Robert Pattinson), aparte de saber más de lo que parece y ser uno de los más interesantes y mejor interpretados del film, menciona la llamada paradoja del abuelo. En ella se enuncia básicamente que si viajas al pasado y matas a tu propio abuelo, estarías de forma indirecta matándote a ti mismo. O al menos impidiendo tu nacimiento. Esas paradojas lógicas, que en cierto modo no son más que posibles realidades o alternativas (universos paralelos, que también se comentan de pasada, pero que tampoco se pasa de ahí) que se originan ante cada interacción que tenemos con nuestro entorno, son tenidas en cuenta como posibles estados, configuraciones o situaciones (posibles agrupaciones de las partículas que componen nuestra realidad cotidiana). Todos ellos, incluso los más raros, se integran hasta obtener un estado o estados finales, o promedios, que son los que efectivamente vemos al ser los más probables. Y éstos, por lo que saben los físicos hasta ahora, NUNCA PUEDEN VIOLAR LA CAUSALIDAD. La ciencia puede ser así de pinchaglobos. Hay tantas combinaciones desordenadas y tantas formas de disipar energía, que todas nos parecen más o menos equivalentes; que ocurra lo contrario, a nuestros ojos, sería tan marciano que por éso en la película nos flipa tanto lo que vemos. Ojalá poder contemplarlo en la realidad.

A nivel cuántico también sucedería ésto mismo, y los físicos lo llaman superposición cuántica. Todos los estados posibles se superponen, se acumulan, con igual probabilidad, hasta que los medimos de la forma que sea. Y ésto nos conduce a reflexionar sobre el tema de por qué según la película no podemos interactuar con nuestro yo de otro momento; o por qué los integrantes del batallón «invertido» no pueden ver ni contactar con los miembros del otro equipo durante la frenética secuencia de batalla final de la película. Según se establece en el film, el mero hecho de entrar en contacto directo con nuestro yo de otro instante del tiempo podría provocar una catástrofe. Por ello llevan unas armaduras tipo escafandras que les aísla e impide la eventual ocurrencia de esa situación. Pese a ello, de nuevo aquí nos topamos con una conveniencia de guión para eludir los típicos conflictos que generan las películas de viajes temporales, que abren otras incógnitas igual de dudosas. ¿Por qué podemos entrar en contacto con cualquier persona u objeto menos con nosotros mismos? La matería y la energía no son selectivas en la interrelación. ¿Acaso están hechos de antimateria los personajes invertidos? Pues volveríamos a la incongruencia que he mencionado previamente. ¿Por qué los soldados de cada escuadrón no pueden verse para no condicionar la misión, y luego durante la contienda se están viendo constantemente y provocando fenómenos invertidos que lucen espectaculares en pantalla? Finalmente, la película sabe salir con relativa inteligencia de este tortuoso sendero: todo ha sucedido así porque tiene que suceder, no se puede evitar la causalidad (aunque Neil deja la puerta abierta a que si sucede se abran los famosos muchos mundos paralelos); el pasado pasado está, y no se puede alterar. Cada personaje desempeña el papel que le corresponde de manera inevitable. Dejando de lado el sutil detalle de que no es factible físicamente que los miembros del equipo azul transmitan información desde el futuro al pasado a los integrantes del rojo, por lo demás durante la película sí sucede que prácticamente todo está predeterminado y que, como bien intuyen los protagonistas, cuando su realidad sigue existiendo es que nadie del futuro ha logrado transformarla.

Qué es TENET y por qué parece tan importante

En cuanto a la famosa palabra Tenet, nos hallamos ante otro de los múltiples macguffins (excusas argumentales) de la película para conducir la acción; como pueden ser también el cuadro de Goya, el plutonio o el algoritmo cuántico que provocará la inversión del pasado para que los invasores del futuro puedan habitarlo y abandonar su mundo ya devastado por el cambio climático. No obstante, y a diferencia de todos los anteriores, Tenet alberga varios significados interesantes.

El famoso cuadrado mágico de SATOR. Si os dais cuenta, Tenet se lee igual de izquierda a derecha y viceversa, y de abajo hacia arriba y viceversa.
FUENTE: https://www.elperiodico.com/

En primer lugar, Tenet es un multipalíndromo (se lee igual en varias direcciones espaciales) que aparece en una reliquia del siglo I D.C hallada en la ciudad de Pompeya (que realmente aparece en la propia película), pese a que posteriormente se ha encontrado en otros lugares tan variopintos como Santiago de Compostela. Además de TENET aparecen otros nombres trascendentales para la cinta como el villano SATOR (Kenneth Branagh), la empresa ROTAS, la OPERA donde tiene lugar secuencia inicial del film y el estafador y marchante de arte AREPO. Algunos historiadores la asocian con un significado cabalístico de cultos ancestrales; otros consideran que TENET representa una cruz cristiana, y que constituía parte de la recién nacida cultura popular cristiana. Sea como fuere, nadie sabe realmente lo que significa salvo tal vez los que las diseñaron. Como ocurre con la propia Tenet, que seguramente sólo comprenda al 100% el propio Chistopher Nolan.

Por otro lado, Tenet anticipa la propia estructura narrativa del film. Este avanza en línea recta hacia el futuro (TE) hasta llegar a la escena crucial del traficante Sator (N)disparando a Kat (Elizabeth Debicki), en la cual el proceso se revierte y terminamos regresando en dirección contraria a las secuencias que originaron el comienzo del film (ET). Si seguimos rascando, incluso, advertiremos que la operación militar del final del film, que constituye el detonante de la explosión que posteriormente menciona Michael Caine en su breve y deliciosa conversación con El Protagonista, tiene lugar durante 10 minutos por parte de dos equipos que van hacia delante y hacia atrás respectivamente. TEN significa 10, así que tenemos TEN y NET. Este Nolan es un loquillo con mucho tiempo libre, y por éso le queremos tanto.

Vale, pero entonces…¿qué demonios ha pasado en la película?

Tenet es un film con una narrativa enrevesada, que pese a funcionar perfectamente como un thriller de acción y espionaje con toques de ciencia ficción, no termina de cuajar como película de ese último género (su ritmo acelerado no permita reposar toda la información que nos lanza a la cara a la velocidad del sonido). En ese sentido Interstellar encaja mejor como producto de ciencia ficción dura y reflexiva, y The Dark Knight o Memento son productos de acción complejos con menos embarullamiento al contar la historia. De ahí que resulte complicado entender la película en un primer visionado (donde ya os recomendé la semana pasada que es mejor disfrutar del espectáculo y no intentar buscarle el sentido a todo), y que al menos un segundo resulte muy útil para captar muchos más detalles que nos permitan desentrañar algunos (todos lo veo casi imposible) de los enigmas que nos propone Nolan en esta película.

Esencialmente, averiguaremos durante el film que John David Washington (su contraparte en el futuro, ya sabiendo todo lo que iba a suceder durante la película) ha reclutado al personaje de Neil para que éste viaje hacia el pasado y ayude al Washington de ese momento en el proceso de asimilar todo lo que iba a suceder y conseguir su objetivo de salvar al mundo. Fundamentalmente su propósito es el de evitar que Sator, un peligroso y adinerado traficante armas ruso recientemente emigrado a UK, pueda proporcionarles a los agentes del futuro las piezas que conforman un algoritmo ideado en el futuro capaz de «invertir el mundo» (¿?) o algo parecido. Al final es un argumento típico de James Bond o Misión Imposible, con más carga narrativa y de ciencia ficción de lo que resulta habitual en estas propuestas más policíacas. Sin embargo encontraremos aquí todos los elementos habituales en películas de espionaje internacional (lujo, paisajes exóticos, ropa pija, palacios, yates, catamaranes…), combinado con una trama donde los protagonistas entablan una lucha contra el tiempo para evitar que Sator se apropie de todas las piezas del algoritmo antes que ellos. Pese a sus notables esfuerzos finalmente fracasan (en la espectacular secuencia de persecución en la carretera El Protagonista descubren que no es plutonio sino un fragmento del algoritmo del futuro lo que le termina entregando al mafioso ruso), y que por tanto su única solución reside en evitar que el villano pueda activarlo antes de que ellos lo encuentren y lo eviten viajando (igual que hace él) atrás en el tiempo.

La relación entre estos dos personajes es atractiva, pero sólo empieza a ponerse interesante al final de la misma. Puede que sea necesario para la trama, pero tienen química y pedían a gritos más desarrollo de guión.
FUENTE: https://www.vulture.com/

Por medio encontraremos situaciones tensas y variopintas con implicaciones más o menos relevantes para el conjunto de la trama: desde el pretexto de acceder a Sator a través de su esposa sirviéndose de una obra de arte falsa que el traficante de armas utiliza para chantajearla (donde finalmente se aprecia que El Protagonista prioriza su misión a la promesa realizada a Kat); pasando por la conexión con los miembros de una extraña organización encargada de detener el caos temporal organizado por Sator y sus aliados del futuro (la Priya interpretada por Dimple Kapadia, que tras una sorprendente aparición inicial termina funcionando como simple explicadora de acontecimientos sin mayor transfondo); y un intento de Nolan por describir la personalidad de El Protagonista a través de diálogos y actos que funciona a medias (al principio de la película parece un salvador de inocentes como el Ethan Hunt de Misión Imposible, a mitad parece un implacable James Bond de Craig dispuesto a todo por salvaguardar su misión, a tres cuartos de peli parece no importarle echar al traste su misión por salvar a Kat…).

Hay algunos detalles que no por pasar inadvertidos a casi cualquier espectador dejan de ser trascendentales y llamativos. El primero de ello es que, después de haber superado la «prueba» del asalto a la ópera, el personaje de John David Washington recibe la orden de la CIA de permanecer en un molino éolico marítimo mientras, como sabremos posteriormente, su yo del futuro se dedica a resolver los entuertos con Sator (y ademas, le permite ponerse cachas durante ese tiempo); adicionalmente, conoceremos por el detalle del colgante que es el personaje de Robert Pattinson el que salva a John David Washington en la ópera con balas invertidas y el que les abre la puerta a él y a Aaron Taylor Johnson en el refugio nuclear durante la batalla ; y por último sabremos que Aaron Taylor Johnson y sus colegas son en realidad agentes de esta especie de organización TENET, que despliegan estrategias llamadas «pinzas temporales» (similares a las emboscadas por los flancos en las batallas, pero que en este caso conllevan atacar hacia adelante y hacia atrás en el tiempo), al igual que sus enemigos del futuro, para conseguir su propósito de salvar al mundo. No podemos tampoco ignorar el hecho de que para demostrarnos que El Protagonista realmente es la mente maestra detrás de todo le entrega un móvil a Kat para que, tratando de cerrar todos los cabos sueltos, impida que Priya mate a la chica y a la vez pueda revelar nada de lo sucedido (recordemos que es una traficante de armas muy mala, y uno nunca se puede fiar de alguien así de peligrosillo); ni, finalmente, el detalle de que tanto la Kat como el Sator del futuro (el del pasado está ocupado planificando el asalto simultáneo a la ópera) son los que se encuentran en el yate del final de la película. No me termina de quedar claro por qué pese a que Kat mata a Sator antes de tiempo la operación sale bien igualmente; pero probablemente sea porque ambos tiempos no están perfectamente sincronizados o porque…¡MAGIA!

Y hasta aquí llega por fin la crítica con SPOILERS. Que Tenet sirva para explicar y aprender tantas cosas sobre física, filosofía de la ciencia y elaboración de guiones coherentes, ya justifica plenamente su visionado y su aparición. Tenet es un placer emocionante, espectacular, intelectualmente estimulante y necesario en los tiempos que corren. Puede que no sea la película más profunda, filosófica, redonda o equilibrada de Nolan, pero nos trae a los cines justo lo que necesitamos. Diversión inteligente. Me atraería mucho la idea de ver a este director sumergiéndose en otros géneros (como el western o una road movie de aventuras), pero mientras siga demostrando su enorme talento con buenas películas como ésta yo seguiré apoyándole; tanto dentro como fuera del cine. Una película muy imperfecta, pero que si logras sentirla se quedará contigo por mucho tiempo.

Anterior
#CLEMENTEDAY

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Top 3 Stories

Más artículos
ORIGEN