MIS 15 IMPRESCINDIBLES DE 2020

MIS 15 IMPRESCINDIBLES DE 2020

21 de enero de 2021 0

Mis películas favoritas de un año convulso, que han hecho más llevaderas sus dificultades

Feliz año a todos, y bienvenidos una semana más mi modesto rincón cinéfilo. Esta semana, pese a resultar bastante predecible (luego me quejo de algunos guionistas vagos 😋) toca hacer balance de lo que ha sido este insólito 2020 a nivel cinematográfico. Este año que ya dejamos atrás se ha caracterizado por las cuantiosas cancelaciones, los fracasos en taquilla, los cierres temporales y la práctica ruina económica de muchas salas de cine a nivel mundial; pero no todo han sido malas noticias. Pero tranquilos, que no todo han sido malas noticias.

Hacer un top o un ranking de lo que consideras lo mejor en cierta categoría o período de tiempo nunca es fácil, ni está exento de conflictos. Ya no sólo porque resulta complicado decidir entre lo que es de calidad incuestionable y lo que realmente nos apasiona; sino que, fundamentalmente, el cine es un arte con un elevado componente subjetivo. Que cada uno tenemos un culo y una opinión diferentes, vaya. Por lo tanto, a la hora de confeccionar esta lista, he pensado en ella menos como una manera de despreciar a las obras que no se mencionen expresamente y más como una excusa para dar a conocer a las que, bajo mi humilde punto de vista, merecen reconocimiento y difusión por ser las que más me han interesado y/o conmovido en este 2020 repleto de incertidumbre. Tal vez ha sido por su originalidad o su creatividad; puede que su contenido emocional me haya cautivado; o es posible que su historia y sus personajes hayan dejado en mí una pequeña huella indeleble como sólo las buenas películan saben lograr. Sea como fuere, allá vamos.

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ADVERTENCIA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Datei:DIN 4844-2 Warnung vor einer Gefahrenstelle D-W000.svg – Wikipedia
  1. Este top contempla las películas que YO he visto en 2020. Puede haber películas que se estrenaran hace años en otros países, o que yo he visto tiempo después de su estreno.
  2. Lo de que es un top personal, subjetivo y bla bla bla…no hace falta ni destacarlo. Obviamente se trata de un ranking fundamentado en mi opinión y mi punto de vista de cinéfilo aficionado. Ni soy crítico de cine profesional ni me considero el mayor experto en cine del mundo. Espero que, pese a ello, os interese mi perspectiva sobre estas películas.
A diferencia de algunas galas de premios, aquí se premia sin postureo ni mensajes políticos. Y de paso sin trofeos de oro 😜.
FUENTE: https://www.vix.com/

15. Saint Maud

FUENTE: https://www.filmaffinity.com/

Una de las sorpresas tapadas del año. Un perturbador descenso a la locura (tenemos varios en esta lista), con una sensacional atmósfera y unas sublimes interpretaciones a cargo de Morfydd Clark y Jennifer Ehle. Un notable debut de la directora Rose Glass, que pese a concebir un proyecto no descuida la calidad visual de su producto. Tal vez acusa ciertos problemas de ritmo y a su guion le falta complejidad o algún giro inesperado de más, pero como película de suspense y terror psicológico se erige como una de las más interesantes del año. Una obra que reflexiona sobre las creencias religiosas, y que las aborda desde el terror adoptando una perspectiva más elaborada y psicológica de lo que suele ofrecernos el horror místico más sobrenatural. No verla debería ser digno de castigo y penitencia si realmente te gusta el buen terror psicológico.

14. Under The Skin

FUENTE: https://www.filmaffinity.com/

Qué decir de esta fascinante y a la vez extraña película. Estrenada en 2013 en Reino Unido y dirigida por el poco prolífico Jonathan Glazer, este excéntrico producto de ciencia ficción filosófica y terror que nos llegó por fin este año gana enteros con cada visionado. En la crítica que os traje en su momento (https://lockoutmag.com/wp-admin/post.php?post=3018&action=edit) enumeraba muchas de sus claves visuales y narrativas, pero basta decir que esta críptica obra es el típico producto que o lo detestas o te atrapa. Es lenta, tiene pocos diálogos y muchas secuencias son contemplativas hasta la extenuación; pero si asumes todos esos defectos y te lanzas a desentrañar los misterios de la película, terminarás encontrándote con una propuesta de género con mucho fondo, una fotografía maravillosa y una interpretación portentosa de Scarlett Johansson. Hasta tal punto llegó a despertarme curiosidad su universo que me lancé a leer la novela en la que se basa (Michel Faber), con la que presenta innumerables diferencias pero que complementa perfectamente algunas incógnitas que nos deja el film. Esta película se quedará bajo tu piel, cerca del cerebro, durante mucho tiempo.

13. Color Out of Space

FUENTE: https://www.filmaffinity.com/

Richard Stanley vuelve por todo lo alto con una de las mejores adaptaciones cinematográficas de la casi inadaptable obra literaria de horror cósmico de H.P. Lovecraft. No sólo se ajusta perfectamente a los acontecimientos que se describen en el relato original del genio de Providence (con algunos momentos de terror abominables marca de la casa), sino que lo amplía y lo adapta a tiempos modernos con algunas tramas secundarias que tal vez sean de lo más flojo del film (aunque son necesarias y no se extienden demasiado). Una metáfora de la degradación mental y de la enfermedad, recreada por parte de unos actores que a priori no eran mucho de mi grado pero que logran sacar lo mejor de un Nicholas Cage por momentos sorprendentemente contenido y cuyo habitual histrionismo está justificado por la trama. La mezcla de sonido y dirección es inmersiva, pero si algo consigue dejar estupefacto al espectador es su excelente fotografía y su uso de los colores. No esperaba demasiado de este film, pero tal y como me sucedió con Mandy el año pasado, Color Out of Space me rompió los esquemas; revelándose como un perfecto representante de cine de terror de serie B con pretensiones literarias pero capaz de entretener, divertir y atemorizar como pocas. Por cierto, también tenéis aquí su crítica (https://lockoutmag.com/wp-admin/post.php?post=3274&action=edit). Nicholas Cage no vino del espacio aunque a veces lo parezca, pero esta película pinta de un color precioso.

12. Vida oculta

FUENTE: https://www.filmaffinity.com/

Terrence Malick es un director controvertido, pero su talento tras las cámaras está fuera de toda duda. En este caso nos devuelve a una narración más convencional, donde un hombre sencillo lucha contra las imposiciones del régimen nacionalsocialista en un remoto pueblo alpino de Austria. La dirección de Malick es exquisita, la banda sonora de James Newton Howard (uno de los mejores compositores actuales) es para enmarcar, y su portentosa fotografía nos sumerge en la vida de este héroe desconocido. Conceptos como la resistencia pasiva, la lucha contra la opresión y el poder de la moral humana articulan un relato defendido por un reparto más que convincente. Puede que su excesiva duración (180 minutos, casi ná 😥) o su ritmo más que sosegado ahuyente a parte del público, pero es una película enriquecedora que merece ser disfrutada con calma y con los cinco sentidos activos. Hay vidas ocultas que pasan desapercibidas entre la gran masa, y vidas ocultas que merecen ser disfrutadas. Esta es una de ellas.

11. El oficial y el espía

FUENTE: https://www.filmaffinity.com/

Roman Polanski ejecuta una exquisita adaptación de la novela de Robert Harris sobre el histórico caso Dreyfus. Un hombre de firmes convicciones (este año hemos tenido muchas historias de insurrección contra el sistema, por algo será) se enfrenta infatigablemente a una conspiración dentro de los altos mandos del ejército francés. La obra se siente realista y pulcra, con una sensacional interpretación por parte de Jean Dujardin y sobre todo por la excelsa dirección de Roman Polanski. La película sirve a su vez como reflexión sobre la corrupción sistémica del poder y como una lectura personal de las propias experiencias vitales del director, que en los últimos años se ha enfrentado a acusaciones delictivas graves y ante las cuales él se ha sentido perseguido y hostigado. Con independencia de ello, al menos nos garantiza meditar sobre las nefastas consecuencias de los juicios anticipados y de la confianza ciega en el poder. No es la mejor película de Polanski ni lo pretende, pero sí ocupa una posición de honor en su dilatada trayectoria. Si no te sientes oficialmente atraído por ella, dale una oportunidad si quieres ver buen cine clásico.

10. Falling

FUENTE: https://www.filmaffinity.com/

Viggo Mortensen ha tenido a bien sorprendernos este año con su excelente debut detrás de las cámaras. Falling es un conmovedor drama familiar, con un sensacional Lance Henriksen interpretando a un hombre de carácter hostil y egoísta pero con un carisma especial. Indudablemente nos ofrece una de las mejores interpretaciones del año, demostrando todas sus capacidades como actor en cada fotograma y sacando adelante con nota la complicada responsabilidad de representar a un personaje antagonista que a la vez es capaz de despertar ternura o hacer reír.

Pero Henriksen no es lo único destacable de esta película, ni mucho menos. Viggo Mortensen desempeña una tremenda labor tanto delante (ya sabemos que es un actor prodigioso, pero aunque en este papel esté más contenido y ceda el protagonismo a su padre en la ficción es un placer verle actuar en los momentos emotivamente más turbulentos) como detrás de las cámaras. El pulso narrativo es lento y la forma de contar la historia es sutil y sobria, al estilo Eastwood, gozando de un toque personal que esperemos que el bueno de Viggo sea capaz de mantener o incluso de amplificar en posteriores proyectos. La banda sonora es conmovedora, y pese al hecho de que su guion tenga algunas costuras y exponga planteamientos políticos de manera excesivamente simplificada, la trama no transita siempre por caminos previsibles y goza de un cierre inteligente e impactante. Un canto de amor a la familia y a la vejez que no renuncia a mostrar imágenes dolorosas ni a mostrar la naturaleza moralmente ambigua de las relaciones humanas. Una de las imperdibles del año. Es difícil no caer en su embrujo mientras pasan los minutos.

9. The Gentlemen. Los señores de la mafia

FUENTE: https://www.filmaffinity.com/

Guy Ritchie vuelve por todo lo alto en este desternillante thriller criminal donde todo brilla: sus personajes son llamativos e interesantes (un Matthew McConaughey desatado y un inmenso Hugh Grant se roban el show, pero todos rinden a un gran nivel), la dirección de Ritchie conserva la brillantez y frescura de sus mejores películas, el ritmo de la película es increíblemente dinámico y la historia nos traslada a las tramas que mejor le sientan a este director: las historias de mafiosos al estilo “tarantinesco”, pero con un sentido del humor negro muy particular y un montaje rápido y perfectamente construido. El guion es rebuscado (tal vez demasiado en ciertas ocasiones), pero con ello contribuye a que no puedas ni quieras salirte de la aventura en ningún momento. La intrincada trama de traiciones, planes delictivos y conflictos entre personajes no nos deja pestañear, aunque dudo que la mayoría de nosotros queramos hacerlo. Ah, y casi si me olvidan sus impresionantes localizaciones urbanas. Muchas cosas destacan en esta película.

The Gentlemen es divertida, elegante, salvaje, visualmente fascinante…Guy Ritchie regresa a sus raíces, tras implicarse en una serie de proyectos más o menos aceptables que no terminaban de dejar brillar a su enorme potencial. Y ojalá que por muchos años. La prueba irrefutable de que cuando un artista realmente sobresale es cuando es capaz de articular un estilo propio y logra trasladarlo a su obra sin injerencias externas. Magnífica. Estos caballeros son de todo menos prescindibles.

8. Jojo Rabbit

FUENTE: https://www.filmaffinity.com/

La comedia del año (aunque realmente se estrenó en 2019) vino de mano de uno de los talentos emergentes del panorama actual: el ingenioso y loco adorable Taika Waititi. En esta suerte de remake de La Vida Es Bella, Waititi sabe imprimirle su propio toque a esta historia ambientada en la Alemania todavía gobernada a duras penas por el perverso régimen nacionalsocialista. ¿Y quién es uno de los protagonistas de la historia? Pues Adolf Hitler, por supuesto, interpretado por el mismísimo Taika de una manera tronchante y astutamente satírica. Es prácticamente imposible no reírse a carcajadas con este film, que juega constantemente con las expectativas del espectador y sabe gestionar perfectamente el tono del humor pese a ser consciente de estar desarrollando su historia en un contexto sustancialmente dramático y delicado. Escenas soberbias como las de los generales nazis saludando uno tras otro, momentos con Hitler bañándose en una piscina o intentando inculcar al joven protagonista sus disparatados prejuicios sobre la sociedad judía, cierto giro de guion a mitad de película dirigido con una delicadeza exquisita… quedan para la historia del cine.

Y tampoco podemos olvidarnos de su impecable diseño de producción, la sorprendente actuación de Roman Griffin Davis, el tremendo papel de un Sam Rockwell descomunal y de una encantadora Scarlett Johansson que se come la pantalla cada vez que aparece… Puede que esta película acuse un ligero desequilibrio entre las partes más humorísticas (que son una delicia todas y cada una de ellas) y una trama dramática que, aunque interesante y con secuencias realmente demoledoras, abusa de resoluciones edulcoradas y de una excesiva ingenuidad que contrasta con su sentido del humor sarcástico y rozando lo absurdo. Pero se lo perdonamos al bueno de Taika, porque Jojo Rabbit es una comedia para todos los públicos de las que merecen la pena. Bien sea por sus hilarantes sketches, la preciosa relación de amistad entre sus protagonistas, la ambientación histórica, la reinterpretación de las películas bélicas desde una perspectiva más divertida o por ver a Taika Waititi disfrazado de Hitler, no tienes excusa para no darle una oportunidad a esta película. Todos los premios y reconocimientos que se llevó los tiene bien merecidos. Más le vale a Marvel cuidar a este director, porque es de lo mejor que le queda en su factoría desde que se marcharon los hermanos Russo. La película con la que más me he reído este año, por una vez, coincide con una de las que más he disfrutado. No seas un judío malvado con garras y colmillos y échale un ojo si aún no lo has hecho. No te arrepentirás.

7. No Matarás

FUENTE: https://www.filmaffinity.com/

Nunca pensé que terminaría considerando una película protagonizada por Mario Casas como una de las mejores de ningún top (tal vez la infravalorada Contratiempo, aunque él no fuese de lo más destacable de la película), pero aquí estoy para llevarme la contraria a mí mismo. El célebre actor español nos brinda aquí una interpretación sobresaliente, reflejando perfectamente el carácter apocado y tímido de un joven que se ve involucrado en una vorágine de situaciones a cada cual más intensa y estresante que la anterior. Respaldado por el excelso trabajo de Milena Smit, Mario Casas nos demuestra aquí que hace muchos años que dejó de ser un guaperas de películas para adolescentes para crecer como actor dramático.

Tampoco se debe omitir la brillante dirección de David Victori y su utilización del suspense, la tensión, la narrativa visual y la iluminación. Grata sorpresa la que nos ofrece este director, para mí desconocido y que hace que me anote su nombre para vigilar de cerca futuros proyectos en los cuales pueda estar implicado. Su guion es imperfectamente apasionante, y pese a algunas situaciones un tanto inverosímiles o forzadas, merece la pena pasarlas por alto para disfrutar de las innumerables virtudes que contiene. Formidable esta No Matarás. Para mí sería la sorpresa del año y la mejor película española que hemos podido disfrutar masivamente, de no ser por otra que encontraréis más arriba. De visionado obligatorio para fans del thriller de acción y psicológico o de Mario Casas. No matarás por verla, pero te perderás una gran película.

6. El Faro

FUENTE: https://www.filmaffinity.com/

La segunda película del talentoso Robert Eggers resulta ser un espléndido producto de suspense y terror psicológico capaz de superar a su ya de por sí fascinante ópera prima (La Bruja). La fotografía es preciosa, la localización en ese faro resulta a la par misteriosa e inquietante, la banda sonora te sumerge en la historia, el uso del blanco y negro para aprovechar las sombras sobresale dentro de este género y le aporta un toque distintivo… Mientras que La Bruja resultaba más convencional a nivel formal y estilístico, aquí Robert Eggers se lanza a la piscina y el riesgo le sale prácticamente redondo.

Sin embargo, pese a sus innumerables virtudes técnicas y visuales, lo más cautivador de esta película es su prodigioso dúo interpretativo. Robert Pattinson sigue demostrando trabajo tras trabajo que se está consolidad como uno de los mejores actores de su generación; y Willem Dafoe nos vuelve a dejar sin palabras. Cuando se le ofrece un papel exigente, se erige como el inmenso titán interpretativo que siempre ha sido. Resulta perturbador y a la vez embelesante asistir a su lento pero inexorable proceso de degradación física y moral; casi tanto como indagar en las metáforas, mensajes ocultos, giros argumentales y mitos universales que recorre esta gran película. La mejor obra de terror que he tenido la oportunidad de disfrutar en este 2020; y que pese a su singular formato, o tal vez gracias a él, se disfruta mucho mejor en una sala de cine. Este rasgo es común a todas las películas de la lista, pero en algunas resulta especialmente significativo. Y El Faro es puro cine experimental de terror del que ya poco queda. Disfrutémoslo mientras queden artistas tan prometedores como Robert Eggers para mostrarnos la luz a seguir si queremos llegar al buen puerto del terror.

5. El Hoyo

FUENTE: https://www.filmaffinity.com/

No debería sorprender a nadie que haya seguido todos mis comentarios de películas hasta el momento que El Hoyo me dejó un notable impacto emocional e intelectual, y que constituye una de mis películas más importantes del año. En primer lugar, porque fue la primera crítica que tuve la oportunidad de publicar en este magnífico medio que es Lockout Mag; en segundo lugar, porque fue la primera película de calidad que tuvimos el placer de llevarnos a la “boca cinéfila” tras la declaración del devastador Estado de Alarma; y en tercer lugar pero no menos importante, porque esta película pasó injustamente desapercibida el año pasado y merecía reconocimiento por su tremenda calidad innata.

Sus interpretaciones son destacables (especialmente las de Ivan Massagué, Zorion Eguileor y Alexandra Masangkay), pero incuestionable lo mejor de la película es su ingenioso y potente guion. En menos de 95 minutos condensa multitud de reflexiones en un relato que puede recordar a Cube o a Saw; pero que logra dotarse de personalidad propia gracias a su majestuosa creatividad visual y al buen hacer tras las cámaras de Galder Gaztelu-Urrutia. La historia nos desconcierta con giros constantes, situaciones tremendamente incómodas, dilemas morales y políticos y con unos personajes extravagantes pero con los que de una manera u otra conseguimos empatizar. Puede que su final sea demasiado ambiguo y rompa con el clímax que esta historia in crescendo parecía merecerse (aunque en mi opinión cumple sobradamente), pero este peliculón se bastó y se sobró para sacarnos a todos del hoyo en el que la pandemia nos tenía (y aún nos tiene) sumidos.

4. Mank

FUENTE: https://www.filmaffinity.com/

Tal vez haya pasado algo más desapercibida de lo que nos tienen acostumbrados los productos de David Fincher por su carácter fuertemente histórico y metacinematográfico; pero si amas la historia del cine en general, y Ciudadano Kane en particular, Mank está hecha para ti. Aparte de una (como siempre) majestuosa dirección por parte de un Fincher que esta vez homenajea más que demuestra, cabe resaltar la maravillosa banda sonora de época compuesta por Trent Reznor y Atticus Ross que poco tiene que envidiar a la de Bernard Herrmann; y sobre todo a su espectacular reparto. Gary Oldman está a otro nivel y nos regala una de las mejores interpretaciones de su carrera, pero es el resto tampoco le van a la zaga: Amanda Seyfried, Arliss Howard, Charles Dance, Tom Burke, Lily Collins, Tuppence Middleton… nadie desentona en esta gran película que ya bauticé como la mejor película postconfinamiento (puesto que le ha robado a última hora otra película que tenemos más arriba aún).

Su guion es bueno, pese a que lo más relevante (y a la vez lo más recargado y complicado de seguir) son sus casi siempre soberbios diálogos. El proceso de creación del guion de Ciudadano Kane podría parecer un peñazo insufrible digno de un documental insoportable, pero la magia de este film consiste en hacerlo entretenido la mayor parte del tiempo. Tal vez sus conversaciones a veces se vuelvan excesivamente teatrales y farragosas (intencionadamente), y se hable demasiado de la política del momento y demasiado poco de Ciudadano Kane en sí…¿y qué? A mí la historia me atrapó, y nos cuenta más de la realidad que inspiró el film más de lo que podría aparentar. Para cinéfilos que quieran recordar cómo un buen ciudadano y gran perdedor terminó sorteando los palos en su camino y escribiendo uno de los mejores guiones de la historia (aún pese a un fallo clamoroso que también marcó una época).

3. Richard Jewell

FUENTE: https://www.filmaffinity.com/

La contrapartida en tiempos modernos de El oficial y el espía. Clint Eastwood lleva décadas demostrándonos que es una fábrica andante de peliculones, y en Richard Jewell nos trae una obra maestra del cine dramático con un fuerte componente de crítica social y política. Parece increíble que este hombre ya nonagenario sea capaz de atizar donde más le duele al cinismo a y la corrupción política estadounidense con un emotivo relato que deja sin argumentos a sus más ardientes detractores que siempre le acusan de tener una posición política demasiado propensa a defender al stablishment republicano. Paul Walter Hauser, Sam Rockwell y Kathy Bates llevan en volandas con sus sensacionales papeles una gran película cuyo único defecto puede que sea acusar su extenso metraje debido a ocasionales bajones de ritmo; pero lo contrarresta regalándonos una desgarradora historia real con toques de melodrama judicial e incluso de comedia negra.

Hoy en día, dentro de la peligrosa cultura de la cancelación y del prejuicio, donde los medios presionan y la política manipula para convertir al sospechoso en culpable; donde la opinión pública crea héroes un día y los hunde en función de sus intereses; donde el poder político se ha acostumbrado a abusar de la indefensión de los ciudadanos honrados que sólo buscan ganarse la vida; donde la sociedad nos insta a ser espabilados porque la bondad ingenua no tiene hueco; películas como Richard Jewell son más necesarias que nunca. No te pierdas esta película, porque es una nueva joya del legendario director estadounidense que te conmoverá y que hará trastabillar tu confianza ciega en la autoridad.

2. Soul

FUENTE: https://www.filmaffinity.com/

Pixar lo ha vuelto a hacer. Cuando decimos que una película nos emociona decimos “que tiene alma”. Pues bien, Soul irradia alma y carisma por todos sus poros. Desde su deslumbrante apartado artístico y visual, que evoca tanto al arte abstracto como a a otras películas del estudio (y de su propio director Pete Docter) como Inside Out; pasando por su maravillosa recreación del ambiente jazzístico neoyorquino; siguiendo por una impresionante banda sonora compuesta a tres manos por Trent Reznor, Atticus Ross y Jonathan Batiste que nos obsequia con temas que alternan entre el virtuosismo y lo puramente etéreo y cósmico; empalmando con una animación y construcción de personajes que sigue marcando techo en la industria (da la impresión de que podrían haberla hecho fotorrealista si hubieran querido); y terminando con un guion complejo y adulto que no obstante maravillará por igual a jóvenes y a adultos.

Desde filosofía a ciencia, desde ética hasta espiritualidad, la historia de Soul es una de las mejores de este impecable estudio. Tal vez un poco más de riesgo en su desenlace (que se siente algo inconsistente con el discurso vertebral del film) le deja un peldaño por debajo de las que para mí son sus mejores obras hasta la fecha: Coco, Wall-E y Toy Story 3. SIn embargo la película no deja de ser casi perfecta, ni de mostrarnos a una Pixar pletórica que no teme incluir temas delicados y abstractos en sus tramas explicados de una manera deliciosamente sencilla. Me ha gustado tanto este film, que amenazo con subiros crítica en algún momento. Deja entrar a esta película en tu vida: te llegará al alma y conquistará tu corazón.

AND THE WINNER IS…

1. 1917

FUENTE: https://www.filmaffinity.com/

Puede que sorprenda a muchos, pero debo admitir que no suelen gustarme las películas bélicas. La exaltación épica de la vileza humana o el patriotismo trasnochado que manifiestan muchas de ellas me repele, pero las que se oponen a este paradigma y abrazan el antibelicismo suelo considerarlas siempre entre mis favoritas. Empezando por la Apocalipsis Now de Coppola (mi película bélica favorita), y siguiendo la senda de clásicos imperecederos como Senderos de Gloria de Stanley Kubrick o Salvar al Soldado Ryan de Steven Spielberg, 1917 nos entrega una espectacular y bombástica pieza de orfebrería del cine bélico que sirve para consagrar a Sam Mendes como a uno de los directores más en forma del momento; y a Roger Deakins como al mejor director de fotografía al que he tenido el placer de disfrutar en una sala de cine.

1917 es un despliegue técnico, sensorial, narrativo, musical y actoral (cuidado con George MacKay, que viene pisando fuerte) de primerísimo nivel. Algunas escenas como la de la trinchera o la de la medalla se han quedado instantáneamente grabadas en mi cerebro; y sus limitadas líneas de diálogo consiguen transmitirnos esa inolvidable sensación de viaje suicida en tierra de nadie que sólo las grandes obras maestras logran infundir. Puede que esta película tenga varios defectos (ahora no se me ocurren demasiados), pero son tan abrumadoramente inferiores a sus cualidades que no merece la pena destacarlos más allá de algún giro de guion de menos o alguna capa más de profundidad faltante en una trama que ya de por sí es elaborada y sobresaliente. En mi humilde opinión, una de las mejores películas bélicas antibélicas (como suelen serlo las mejores de este género) de la historia del cine. La guerra es atroz, pero 1917 es atrozmente buena.

Y bueno, hasta aquí hemos llegado. This is the end, my friend. Espero que os hayan gustado varias de las películas que menciono, o al menos haya conseguido que las que os resultaran desconocidas ahora os interesen. ¿Estáis de acuerdo con mi top? ¿Cuáles habríais añadido o eliminado? Contadme lo que queráis, y nos vemos próximamente. Mucha salud y mucho cine.

Comments

0 comments

Avatar
Ricardo Marin
ricardomarin
Deja una respuesta

Your email address will not be published.