Miedo a la libertad

Miedo a la libertad

2 de febrero de 2021 0

Me despierto pronto, antes de ir al cole, para escribir este artículo. Me he dormido así que ya no llego a la primera hora de clase. Hoy quiero hablar de iniciativa, de acción, de sueño. Y no el sueño que tengo yo en este momento, sino del sueño que te hace levantarte todas las mañanas.

Quejarnos es nuestra religión. Sí , hay una pandemia mundial, es difícil, pero es que si no la hubiera, nos quejaríamos igual. Hace mucho frío, hace demasiado calor, no me ha llegado esto, por qué se han portado así conmigo, por qué no tengo novio, no quiero ir, no me apetece, no me gusta mi trabajo, tengo demasiadas cosas que hacer, tengo pocas cosas que hacer… bla bla bla. Nadie nunca está contento y es una injusticia absoluta. ¿Acaso tenemos derecho? Estoy muy a favor de la nueva ola de aceptación de nuestros sentimientos, aceptemos que a veces estamos mal o tristes y no pasa nada, sí sí, es cierto, pero la mayoría de las veces no estamos tristes. Es solo una invención, una distracción para no levantarnos del sofá, esforzarnos un poquito y luchar por aquello que queremos. A veces ni sabemos lo que queremos. Miedo a la libertad se llama esto, que por cierto no me lo he inventado yo, hay un best-seller maravilloso basado en esta pequeñita teoría. Quejarse es como creer en Dios, o como drogarse: cualquier cosa que anule la realidad, la disfrace, y no fuerce que yo me enfrente a ella día tras día, de manera valiente y fuerte. Esto por no ponerme a mencionar la situación de muchas personas en países subdesarrollados y de cómo malgastamos nuestra vida buscando algo que no llega, que no existe o simplemente no buscando, mientras a solo unos kilómetros hay gente que muere de hambre, y muchas otras tragedias.

Levántate cada día, date cuenta de dónde estás, la suerte que tienes, y pelea, y sigue, y vive.

Comments

0 comments

Avatar
Luna Valle
lunavalle
Deja una respuesta

Your email address will not be published.