LockoutTalksUncategorized

“A mí me preguntas el nombre del Ministro de Cultura y no quiero ni recordarlo”

Lockout Talks llega a su cuarta parada con el gremio cultural de la Televisión, de la mano de Borja Santamaría, para seguir dando a conocer esa parte que no vemos del medio de comunicación y estar al tanto del efecto que produjo la pandemia en el sector.

En esta oportunidad tuvimos el gran placer de estar acompañados por el guionista de televisión y miembro del «Sindicato Alma», Carlos Muriana, la actriz, escritora y directora, Susana Hornos y de la redactora de televisión Mariu Albertos, con 9.986 espectadores en línea.

¿Qué es la televisión?

Para Mariu además de informar es compañía.

Susana, se considera un “bicho de la radio” por las noches y un “bicho de la televisión» por el día”. Nos explica que por el día puedes colocar la tele, aunque no te sientes a verla, la escuchas y eso genera que de un momento a otro te acerques a la pantalla para mirar lo que hablan, más cuando se vive o se está solo en casa.

Como trabajadora y teniendo un año dedicada por completo al mundo televisivo, admira el formato y siente que trabajando en ella logra formar una familia.

“Cuando entras en un programa la gente no percibe la cantidad de energía que se pone en una obra audiovisual”, nos expone Carlos. Existe un gran equipo delante y detrás de cámaras, a veces inimaginable, trabajando para “poner en pie una obra colectiva”.

Cuando estas dentro de la pantalla se generan relaciones bonitas gracias a la energía en común por sacar un proyecto en común, aunque existan ciertos problemas, como en toda familia.

“no nos sentamos todos a ver el mismo programa, a la misma hora”

Carlos considera que que el streaming no ha afectado el consumo de la televisión, los tiempos que se viven son diferentes y eso se nota en la baja de las audiencias, por ejemplo, en el caso de la serie “Estoy Vivo” hay personas que la ven directo, otras en diferido, la tecnología brinda en estos momentos una facilidad que no existía anteriormente.

Ahora hay mucha gente que con una cámara y un ordenador hace televisión porque la plataforma en streaming le proporciona esa ventaja “ni bueno ni malo, ni perjudicial ni beneficioso”. Habrá, por fortuna, público para todo, unos se sentaran en frente de la tele y otros optaran por lo que ofrecen otras plataformas con el fin de encontrar el entretenimiento que a cada uno le guste.

El streaming se ha convertido en tendencia y se seguirá expandiendo, no es algo que haya traído la pandemia.

“La cultura, hoy por hoy, es uno de los grandes motivos y hacedores de que no haya fronteras”

Susana nos deja ver que las cifras de audiencia son importantes para un sector de la producción ya que de eso dependerá la financiación de los proyectos, de mantenerlos en el aire o incluso la cancelación de los mismos, pero a nivel de espectadores se agradece la variedad de contenidos.

Al momento de crear da igual la plataforma en que se exhiba el trabajo, lo que se quiere y lo más importante sería entregar una buena historia.

Mariu está de acuerdo con su compañera aunque considera que la televisión tradicional si se ha visto perjudicada porque ya no son los mismos números de audiencias que se veían antes.

Como trabajadora del sector se siente beneficiada porque las plataformas de entretenimiento apuestan cada vez más al entretenimiento, por lo que prefiere exista esta gran diversidad. No cree que con todos estos cambios la televisión que hasta ahora habíamos conocido desaparezca ya que incluso se está modernizando y pone el ejemplo de Mediaset y Atresmedia Player.

[image lightbox=»1″ caption=»Lockout Media»]https://lockoutmag.com/wp-content/uploads/2021/06/TELEVISION3.jpeg[/image]
“Todos los canales tienen que buscar su sitio, programación y público” aunque con la fragmentación no sea nada fácil.

A Carlos le parece necesario que Televisión Española, TVE, busque y encuentre su nicho, “una cosa de servicio público”. Tiene claro que “Estoy Vivo” y “The Dancer” son programaciones muy dignas y tiene la calidad necesaria para ser trasmitidas por TVE, con lo que no ve la necesidad de que la cadena tenga que competir con programas más resultones y coloca el ejemplo de “La Isla De Las Tentaciones” que atrae y genera morbo.

Susana confiesa que coloca TVE porque es donde menos gritan, eso la agota porque es de las que le encanta el tono más educado de la radio, por ese motivo la consume y cree que la cadena debería volver a su nicho original, extraña los programas de cultura, de entrevistas, “lo que tiene que buscar es no competir, su propio lugar”.

En relación a la serie “Estoy Vivo” está clara que ahí se concentra la pelea por el rating y aún más cuando te ponen la docuserie de Rocío Carrasco en otro canal como competencia, sabiendo que con eso ya no hay nada que hacer. Ambos son un producto y no está mal, en su caso sabe que han estado a la par, haciéndolo muy bien, destacando que existe un trabajo de equipo con guionistas, directores, actores y resto de personas involucradas.

Mariu no sabe que le hace falta a TVE, desde su experiencia en “The Dancer” acepta que han tenido una fuerte competencia y que incluso se la cambiaron en varias oportunidades, piensa que quizás con un programa de baile era complicado llegar a esas grandes cifras.

¿Qué optica tienen del streaming como espectadores?

A Mariu le gusta ver en la tele y a su hora los programas de televisión, en cambio en las plataformas consume series, películas y documentales.

A Susana el streaming le salvó vida, incluso antes cuando estaba en Argentina, pero durante la pandemia fue al revés, hasta el punto de darse de baja en Netflix, ahora que está en España, consume cine europeo a través de Filmin

A ella le pasó como a muchos, sintió el colapso de las series, de hecho muchas conversaciones han girado en torno a este material. Reconoce que le sigue las pistas a sus compañeros y por tal motivo se da de alta o de baja en las distintas plataformas para consumir los productos españoles en donde aparezcan las personas que conoce del gremio y echarle un vistazo a quien dirige o quien escribe.

Carlos, por su parte, admite que no es aficionado del streaming aunque le gusta estar al tanto de las series que crean compañeros, o las que le recomiendan y que por alguna razón quiere ver. No está suscrito a todas las plataformas porque le aburre la presión de tener que buscar contenido, si no lo ves en la primera semana quedas fuera de lo más sonado, prefiere ver lo que quiera ver a su ritmo.

Durante la pandemia su interés se centró en estar informado con lo que sucedía y ver la reacción y la adaptación de los programas ante la situación acaecida, muchos trabajaron desde sus casas con condiciones complejas para ofrecer programación de entretenimiento para los demás, mientras que otros se mantenían a la expectativa.

“Estaba más interesado, en ese momento,  en ver como conseguía adaptarse la televisión a una circunstancia tan inédita como la pandemia que en encontrar nuevas series”.

«Siempre estamos en un proceso de cambio y adaptación»

“La pandemia es un tropezón que nos ha afectado a todos, pero creo que los cambios se producen más a largo plazo y vienen de antes y van a continuar», señalaba Carlos.

El lenguaje comunicacional cambió, por la manera en que se han hecho nuevos contenidos desde casa y con equipos que no son profesionales, se atreve a decir que ningún canal ni productora se hubiese atrevido a apostar por ese tipo de comunicación y ahora se ha normalizado. Existe, sin duda, un cambio estético, de contenido e inmediatez.

En cuanto a los guiones parece ser que se inclinan a la ciencia ficción, los Apocalipsis, sociedades distopicas, pero en su narrativa, como tal, no considera haya una mayor influencia.

“Lo que si que  ha cambiado que no se si volverá a ser lo de antes es la forma de trabajar”

Mariu cree que la pandemia aceleró el uso en el streaming, hubo mucho consumo, se convirtió en tendencia a pesar del parón de muchas producciones.  Desde que trabajo en «The Dancer» hasta ahora, en su nuevo proyecto, no ha pisado una redacción, ahora es todo por teletrabajo, va y graba los días específicos.

“Han desaparecido las redacciones que eso si que espero que vuelva pronto a ser lo que era porque ahí es donde se cuece y donde haces la familia que halaban antes mis compañeros”, añadía.

«se rompió la cuarta pared, como dicen en el teatro»

Los actores si o si han tenido que ir a los set de rodaje, pero no se puede omitir el cambio que se ha venido dando porque era inevitable. Susana comenta que muchos actores recibieron en sus casas el quipo requerido y la gente agradeció eso porque seguía viendo algo, La intimidad de las casas de periodistas y actores quedó expuesta por tele.

“Creo que ese corrimiento que hubo de tierras, me parece que va a volver atrás, me parece que la gente quiere volver a ver el set, el estudio” aun cuando se generó cierta cercanía con el mundo periodístico y actoral.

“La Televisión va a volver a ganar peso en lo que siempre ha sido desde el mundo de la ficción y los grandes estudios”.

Carlos está consciente que romper la cuarta pared ha pasado incluso en el teatro, ahora, son muchas más las obras en las que los actores dialogan con el público cuando anteriormente “esa cuarta pared era infranqueable”. Años atrás no se concebía se vieran las cámaras por tele, era parte de la magia o el truco del formato, pero ya nada es igual porque todo ha cambiado, en pro de ese acto de comunicación que significa e implica.

“Se rompe el lenguaje pero no el acto comunicativo”

Carlos coloca el ejemplo que a través de un teléfono móvil, cualquier persona puede entrar en la casa de otro, y ya que existe, sucederá con mayor poder por la cercanía que genera, de la misma manera como si se hablara con un familiar.

Desde la perspectiva clásica puede verse como un factor que resta por la calidad técnica, pero sin duda suma porque aporta vida, realidad y cercanía.

El lenguaje cinematográfico de los años 40 no era para nada realista, había que exagerar mucho en las formas, ahora mismo no es el que la gente consume, motivado a que ha existido una educación en lo audiovisual y en la forma de entender la imagen. En la actualidad se busca mayor naturalidad.

“hay según que producto que la forma es importante, evidentemente»

Susana quiso compartir con nosotros que durante la pandemia recibió muchas llamadas para que hiciera diferentes cosas, incluso algunas que no hace en su vida cotidiana, sin entender el por qué y el para qué, teniendo en cuenta que el contenido no deja de sea banal en ocasiones, pero cuando el contenido genera interés, sea cual sea, las formas importaran cada vez menos.

Nos pone el ejemplo, que en su caso, cuando quiere ver la entrevista de algún escritor o escritora que le fascine, no le importa las formas porque lo que realmente desea es escucharlo.

Carlos, aporvecha y agraga que hasta los musicales se han “desacralizado” bastantes, en busca, justamente, de esa cercanía con el público. Siempre habrá grandes escenarios que serán necesarios siempre ver, pero también otros formatos “donde la comunicación este mas a flor de piel”. El entorno pasará a importar menos siempre y cuando el interés y la atención se centre en la persona que desees ver y escuchar.

“Los músicos durante la pandemia, fue increíble, como empezaron, claro casi todos tienen su pequeño estudio de grabación en casa, y yo he visto directos maravillosos” nos contaba Susana gratamente sorprendida.

“toda esa crisis económica, queramos o no, va a revertir a la hora de producir contenido televisivo”

Carlos, con respecto al efecto económico que producirá la pandemia en el sector de la televisión, agumentaba diciendo que “durante esos meses de pandemia se pararon mucha producciones, programas, mucha gente se quedó en casa”, es evidente que se atraviesa un momento de crisis económica, esto traerá como consecuencias recortes en los equipos y sueldos.

“Si antes un canal apostaba por una serie y tenía un 25% de share, una serie, y vendían muchos anuncios y ahora una serie en prime time como mucho tiene un 12% un 15% y ya están contentos, pues evidentemente ese dinero va a costar que llegue a las producciones” Ahora se hace muy difícil encontrar a 100 personas como mínimo trabajando en un programa, como se hacía antes.

Susana apunta que a día de hoy los protocolos Covid hacen aún más costosas las producciones, sin quitarle merito ya que son muy necesarios para llevar el trabajo a cabo con seguridad.

Le genera dudas si a nivel de contenido se vaya a ver afectado. Recuerda que durante el confinamiento se creyó que todas las series iban a ser sobre pandemia y virus, parecía no había otro tema.

Siente a corto plazo que las series seguirán su misma narrativa, como si nada hubiese pasado, independiente de lo que se ha vivido hasta el momento, en un futuro no vislumbra lo que pasara. Es posible que las series se enfoquen posteriormente en la pandemia o incluso que lo obvien. Hoy por hoy en lo guiones la pandemia no pasó.

Mariu comparte que en «The Dancer», tanto a concursantes, equipo y  ella  le hacían test de antígenos a diario, la mascarilla no se la podía quitar ni un segundo, por lo que agradece ahora estar en casa, solo se la quitaban en el momento de baile. Susana deja ver que en «Estoy Vivo» pasaba igual y las mascarillas eran de color negro para evitar los reflejos.

“A nivel emocional ha sido muy duro»

Carlos tiene muy claro que todos han sufrido, él ha usado el móvil más de lo usual. Cuenta haber perdido a un buen amigo a principio de la pandemia y se vió muy tocado. Por mucho optimismo que se aplique no se puede permanecer inalterable ante un hecho en donde mucha gente ha sufrido.

“Todo ha cambiado tanto y es como que te sientes solo en muchos momentos. Es una montaña rusa”

Para Mariu fue una montaña rusa, con días horribles, otros en lo que se sintió muy motivada, donde tenía distintas actividades a pesar de los bajones; considera que pasó por todas las fases posibles incluso es de las que ha perdido personas muy cercanas.

Ahora que trabaja, la situación no ha cambiado mucho, siente lo mismo, tiene la necesidad de estar en contacto con sus compañeros y ver a la gente. Quiso compartir con nosotros que el casting de «The Dancer» se realizó por videos y cambia mucho ver a un bailarín en persona que verlo en vivo y directo.

se metió en su mundo y hasta lo disfrutó

Susana se autodefine como un «bicho raro», su cuerpo supo cómo reaccionar ante el encierro, porque estuvo acostumbrado durante un año mientras cuidaba a una persona en un hospital, al momento del confinamiento se metió en su mundo y admite que hasta lo disfruto.

Agradece a una coach, que conoce desde hace muchos años, porque creó actividades a diario, desde un comienzo, con toda la red de actores que tiene por muchas partes mundo, con los que lleva tiempo trabajando  por zoom, y eso la ayudó a mantener la mente ocupada, le sacó la parte positiva para dedicárselo a ella.

Su mente se trasladó y conectó  con el momento hospitalario que vivió, se  emociona y se rompe al pensar en la gente que no se pudo despedir de los suyos, sin duda eso ha sido lo mas terrible.

Mariu tiene claro que si algo bueno sacó, es que en las dos primeras semanas se pudo dedicar tiempo a ella misma, incluso piensa que el mundo debería parar dos semanas al año ya que uno no se hace consciente  del frenetismo de vida que muchas veces se lleva.

[image lightbox=»1″ caption=»Lockout Media»]https://lockoutmag.com/wp-content/uploads/2021/06/TELEVISION2.jpeg[/image]
“A mí me preguntas el nombre del Ministro de Cultura y no quiero ni recordarlo”

A Susana no le importa mojarse, nos confiesa en referencia al Ministro: “no me gusta nada su forma de hablar, no me gusta la falta de empatía que tiene y no le creo nada».

Carlos, por le contrario no se siente perjudicado porque accedió a las ayudas generales que tienen los autónomos, su programa se suspendió durante tres meses y pico, como consecuencia la facturación disminuyó y las ayudas por el Gobierno suplieron ese ingreso de alguna manera.

Tuvo la suerte de poder reincorporarse al programa, después de la pandemia, retomándolo tal cual como lo dejó, pero sabe y reconoce que no todos tuvieron esa suerte y oportunidad, Existen proyectos que no vieron luz, tiene colegas que sacaron el mayor provecho para concretar lo que tenían en manos pero lamentablemente hay otros que no pudieron regresar por la suspensión de programas.

“A cada uno le va en la guerra lo mejor que puede y subsistimos como podemos”.

Mariu trabaja por obra y servicio con los contratos de la tele que no son constante, a veces trabajas tres meses y dos estas en el paro. Echó en falta que alguien se acordara de ella y de las personas que traban bajo esta modalidad por lo que no se pueden beneficiar de ninguna ayuda, erte . Estuvo 6 meses sin trabajar tirando del paro.

Apoyo y unión por los compis del sector

Susana por fortuna si encontró ese apoyo, pero a nivel de tribu entre sus compañeros actores; se hicieron una piña a tal punto que saben quién está peor o sufrenmás. Hay mucho covid en el mundo actoral, Tiene la fortuna de sentirse arropada por sus compañeros.

«En el mundo del guion es más difícil lo de la tribu porque cada quien trabaja y se encuentra dispersos, a veces ni se conocen», admitía Carlos. En el sindicato si mantuvieron el contacto y se enteraban que cosas se habían puesto en marcha y que cosas se habían quedado paradas , quienes tenían más dificultades. En el caso de los actores y lo que toca al teatro ha sido mortal, por las salas cerradas.

Solidaridad hubo en el sentido de hablarlo y saber cómo les iba en esta “guerra tan particular”.

Mariu siente que la solidaridad siempre ha  existido entre los redactores de programas y si alguien se entera que un director está buscando gente por LinkedIn, entre ellos se avisan de las propuestas. Se han apoyado, pero ayudar como tal no porque había tres programas en marcha y mucha gente en el paro, pero el apoyo moral nunca faltó.

“proyectos siempre hay, siempre hay alguna idea que te ronda por la cabeza y que quieres ponerla en marcha”

A Carlos Muriana le gustaría participar en algún documental, ahora está en un programa de carácter semanal y le exige cierta continuidad, no le da tiempo a estar sumergido en otros proyectos intensos a nivel personal. Hay ganas por hacer cosas, a veces se atreve y otras cuesta más pero “siempre hay que tener ilusión por el proyecto siguiente”.

“se habla de futuro pero yo hablo de presente, porque entro a trabajar dos meses y después no se lo que le deparará”

Mariu terminó de grabar «The Dancer» y siguió en la misma productora, Fremantle. Está en un nuevo programa que no puede adelantar para que cadena será, pero será muy polémico porque es la adpatacion de un programa internacional ingles llamado «Naked Atraction». Será la primera vez en España que se muestren citas de personas desnudas y sin censura, se encuentran en la fase de casting.

“ahora este tiempo lo voy a dedicar más a mi parte de guionista”

Susana término «Estoy Vivo», hizo dos capítulos en otros dos proyectos distintos, y se encuentra escribiendo tres guiones diferentes con tres compañeras, son tres proyectos que adora. Le gustaría retomar también el tetaro porque es de donde viene y echa en falta hacer giras y quiere creer que en uno meses podrá hacerlo.

“Muchas veces vas al día tienes que hablar de lo que estás haciendo en ese momento porque vete tú a saber que vamos  hacer dentro de unos meses y ya con esto de la pandemia como para hacer planes de cualquier tipo” uno se suele centrar en lo que se hace en el momento porque en esta profesión es así, concluía diciendo Carlos.

“Cuando tienes trabajo porque tienes trabajo y cuando no lo tienes porque tienes que buscarlo”, agregaba Susana.

[image lightbox=»1″ caption=»Lockout Media»]https://lockoutmag.com/wp-content/uploads/2021/06/TELEVISION4.jpeg[/image]

Manuel Campos Vidal: «Si de pronto descompusieran todos los televisores del mundo no habría escalas para medir los maremotos de aburrimiento».

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba