CINECulturaLasPeliculasDeRicardoPeliculasTelevisión

The Devil All The Time (El diablo a todas horas) PARTE 1

0

Un sórdido y cruel retrato Millennial de la América profunda

Bienvenidos una semana más a las turras del tío Richi. Después de una semana de ausencia y una temporada basada casi exclusivamente en la Tenet de Christopher Nolan, al fin analizamos un estreno fílmico en plataformas de streaming llamado a ser una de las películas del año. En este caso es Netflix la que nos trae este relato poblado de caras conocidas que combina actores consolidados y con prestigio con otros talentos emergentes muy prometedores. ¿Estará a la altura de las expectativas? Vamos al lío

No son pocas las películas ambientadas en pueblos rurales del centro o sur de los Estados Unidos que intentan transmitir la crudeza, barbarie o descarnada violencia que impregnan las relaciones sociales que tienen lugar en estas zonas. Algunos directores y guionistas recientes (como los hermanos Coen, Taylor Sheridan, Martin McDonagh) se han vuelto especialistas modernos en seguir desarrollando sus tramas en este tipo de ambientes, pero las influencias de esta película no se limitan a seguir estos consagrados ejemplos. Basada en la novela homónima de Donald Roy Pollock (sí, es el narrador de la voz en off, estaréis hartos de escucharlo), The Devil All The Time incorpora un tratamiento contundente y explícito de la violencia heredado de grandes maestros del cine contemporáneo como Quentin Tarantino y Martin Scorsese (así como la apuesta narrativa tan inherente al primero como es la narrativa de historias cruzadas que confluyen en algunos puntos). Sin alcanzar el prácticamente inexpugnable nivel de calidad y complejidad de muchos de estos trabajos, esta película consigue transmitir un mensaje potente, doloroso y políticamente incorrecto que supone un soplo de aire fresco en un año tan mediocre para el cine en general.

Venga Richi, no te enrolles mucho esta vez que la gente con vida tenemos cosas que hacer.
FUENTE: https://edition.cnn.com/

Un thriller atípico con una factura técnica más que notable

Lo primero que llama la atención de esta película, además de la incuestionable solidez de su reparto, es lo relativamente desconocido que es el director para haberle encargado un proyecto de gran envergadura incluso para la ya experimentada plataforma Netflix. Antonio Campos es un viejo conocido de las series más insignes de la plataforma de streaming (estando en su haber productos como The Sinner y The Punisher, y la estimable película independiente Christine); pero esta vez ha decidido dar el salto a una película que, además, parece destinada a constituir uno de los principales baluartes de Netflix de cara a premios y reconocimientos internacionales. Y pese a la dificultad de la empresa, Antonio Campos logra salir bastante airoso e, incluso, termina siendo uno de los aspectos más destacables del film.

Para empezar, Antonio Campos sabe manejar el lenguaje cinematográfico son sobriedad y elegancia, sabiendo controlar la cámara y utilizando diversos recursos visuales y técnicas de cámara (planos generales, paneos, planos largos rozando el plano secuencia, planos detalle) con mesura y sin abusar de ninguno en particular. La dirección es eficazmente inteligente, y la mayor parte del tiempo se limita a encuadrar la acción con precisión o a mostrar las expresiones de los personajes en primeros planos para reforzar sus sentimientos (especialmente significativo resulta su uso durante los diálogos, que en algunas ocasiones resulta brillante al saber aprovechar el carisma y las dotes interpretativas de sus actores). El director es consciente de que en esta historia los personajes lo son (casi) todo, y por tanto trata de aprovechar todos los medios a su disposición para centrarse en respaldar sus actuaciones y crear una atmósfera tensa y decadente con leves y efímeros atisbos de belleza o felicidad.

Antonio Campos ha demostrado con esta película ser un director cuanto menos interesante, y al que resulta conveniente seguir la pista a partir de ahora.
FUENTE: ttps://www.tomatazos.com

Si la dirección de The Devil All The Time no decepciona, tampoco lo hace en absoluto la fotografía de Lol Crawley. Este director de fotografía hace un buen trabajo; reforzando por un lado el carácter sombrío y tétrico en algunas zonas que coquetean con el terror y el thriller criminal, por otro la hermosura de la naturaleza o los breves instantes de optimismo o cotidianeidad que experimentan sus personajes con colores más vivos; sin olvidarse, por supuesto, de utilizar colores más apagados cuando le interesa generar en el espectador la sensación de ambigüedad moral, declive ético, realismo y normalización de la violencia.

La introducción de la voz en off, que tan controvertida resulta en el cine moderno, presenta luces y sombras. En ocasiones contribuye a situar al espectador en los acontecimientos o a conocer mejor a los personajes y su mundo interior; pero tampoco puede ignorarse que puede llegar a ser innecesario o a interrumpir demasiado el ritmo de la trama, ralentizándolo o haciéndolo más confuso. Personalmente considero que, tratándose de una película de 138 minutos de duración y con una dirección tan capaz de emplear la narrativa visual con eficacia, podría haberse dosificado más su uso para hacer más dinámico el ritmo del film y exigir más atención en los detalles al espectador. No es que la película se haga excesivamente larga (o al menos a mí no me lo pareció), pero sí que tanto al principio como a partir de cierto punto del film donde desaparece cierto personaje crucial para la narración puede acusarse demasiado el carácter casi literario y teatral de la historia. No puede negarse, sin embargo, que la cálida y descriptiva voz del narrador es agradable, y propicia una mayor inmersión del espectador en el relato.

El trabajo de Robert Pattinson en esta película es sensacional. Suma y sigue para un actor injustamente desacreditado por su papel en la saga juvenil de Crepúsculo, y que lleva muchos años demostrando que es uno de los actores más camaleónicos y con madera para convertirse en una leyenda de Hollywood.
FUENTE: https://www.indiewire.com/

La banda sonora de Danny Bensi y Saunder Jurriaans, consiste en una acertada selección de temas de música country, blues y gospel que aportan gran parte del componente atmosférico a la cinta; acompañados de algunos temas propios muy minimalistas y con finalidad emotiva o de creación de suspense. En este sentido la película nos emplaza perfectamente en la época en la que se ambienta, y también aquí hallamos la indeleble huella de un genio de las atmósferas por medio de canciones de época como es Quentin Tarantino.

Un reparto de lujo poseído por el diablo

Si en algo no cabía duda que esta película supondría un éxito absoluto es en su componente actoral. La estrella absoluta de la película, o al menos el que para mí la sostiene y se come a todo el que aparece junto a él en pantalla, es Robert Pattinson. El joven actor representa al despreciable reverendo Preston Teagardin, jugueteando con la sobreactuación (tal y como hiciese en su reciente y también magistral papel en la película The Lighthouse) pero saliendo victorioso con un trabajo gestual, fácil y vocal portentoso. Es tal la relevancia, presencia y carisma de este actor y de su personaje, que su participación en pantalla se antoja insuficiente y escasa. Su aparición en pantalla hace alcanzar al film sus mayores cotas de calidad, y cuando pasa a un segundo plano la película pierde cierto fuelle (aunque para mí siguió conservando interés suficiente como para mantenerme enganchado). Su desempeño es encomiable, y solventa con éxito el siempre jugoso pero arriesgado papel de interpretar a un villano malicioso, embustero, cínico y retorcido. De haber gozado de más minutos de metraje, tanto él como la película al completo lo hubiesen agradecido apreciablemente. Como anécdota, y de nuevo evidenciando el grado de compromiso y de autodidactismo del actor, fue el único miembro del reparto que renunció a recibir clases para modular su acento al hablar y prefirió forjarse uno propio él mismo. El tío es un genio.

Tampoco debe menospreciarse el notable trabajo del protagonista Tom Holland (Arvin Russell); de nuestro querido payaso de It Bill Skarsgård (Willard Russell) haciendo honor a una afamada estirpe de actores de renombre; de una sorprendente Mia Wasikowska (Helen Hatton); de una Eliza Scanlen que no desentona; de un Jason Clarke siempre competente y que aquí aporta su veteranía levantando un personaje sin demasiado transfondo psicológico (Carl Henderson) y que representa a la perfección el carácter grotesco, patético e hipócrita de la mayoría de los personajes de la obra; y un algo excesivo pero convincente Harry Melling (Roy Laferty), que no sé por qué me ha recordado en su interpretación y aspecto al personaje de El Pingüino de la serie Gotham. El resto del reparto también cumple sobradamente (entre ellos un aceptable Sebastian Stan al que le falta un toque de mala leche para hacer más convincente a su personaje), afianzando la que probablemente sea la pieza más consistente e impactante de esta película.

El trío masculino protagonista de la película (con permiso de Sebastian Stan) rinde a un nivel excepcional durante toda la película. Da gusto que actores jóvenes y consagrados en el cine comercial asuman el relevo de otros más experimentados en productos más independientes y adultos como éste.
FUENTE: https://wipy.tv/

Tom Holland demuestra en esta película que es algo más que el trepamuros más famoso de Marvel (personaje al cual, por cierto, logra elevar con su carisma pese a lo pobre de su escritura en algunas películas del UCM), y cambia completamente de registro en un papel muy dramático, serio, exigente y prácticamente exento de comedia. Tom siempre me pareció un actor muy talentoso que, en manos de un buen director de actores y respaldado por un buen guión, podría ser capaz de exhibir todo su potencial. En esta película despliega un registro variado y más maduro, donde tan pronto le vemos metiéndose en trifulcas, disparando, conduciendo o reprimiendo su cólera o su miedo con enorme credibilidad. Puede que su cara de “niño bueno” y su inocente tono de voz jueguen en su contra a la hora de representar un papel tan torturado, duro y trágico como el que se le requiere en The Devil All The Time; pero desde mi humilde perspectiva ha logrado completar la tarea con mucho oficio, mucha determinación y un trabajo envidiable en aspectos como el acento sureño o la expresividad dramática. Tan sólo el simple hecho de ser capaz de enfrentarse en un maravilloso duelo interpretativo con Robert Pattinson y ser capaz de mantener el tipo tirando de talento y desparpajo, demuestra que el chaval todavía tiene mucho que dar.

Lo mismo puede decirse de Bill Skarsgård, que lleva a cuestas la complicada tarea de soportar el cambio de tonalidad que experimenta la película durante sus primeros minutos (es de los pocos actores que realmente puede disfrutar de algunos momentos risueños o felices), y que proporciona también algunos de los episodios más perturbadores y desoladores del film aparte de Robert Pattinson. Temía que su papel como padre no terminase de encajarme, pero lo saca adelante sin problemas. Si bien en It 1 y 2 nos demostró que sabe ser un villano psicopático y temible, aquí sabe crear empatía y tristeza en el público.

Una demoledora historia sobre la violenta relación entre Dios y el hombre

The Devil All The Time es un relato sobre los acontecimientos que envuelven a varios personajes residentes en el pueblo de Knockemstiff (Ohio), y a las intersecciones vitales que se producen entre ellos. Surcada por el amor, el dolor, la pérdida, la redención, la fe y el sacrificio, la obra comienza con la llegada del joven soldado Willard Russell a su pueblo natal. Allí conocerá a su futura esposa, tendrá un hijo y tras el estallido de un suceso traumático, tanto él como su descendiente se verán envueltos en una espiral de agresividad y conflicto religioso que implicará a otros personajes también sumidos en circunstancias personales y familiares desoladoras.

La historia de The Devil All The Time es angustiosa y desasosegante, repleta de secuencias turbias, escabrosas e incluso grotescas sin necesidad de servirse de una morbosidad explícita. Pese a estructurar su relato en torno a la construcción del personaje de Arvin desde su infancia hasta una edad adulta que se ve impulsado a alcanzar antes de tiempo, el guión se preocupa por enriquecer la historia con diversas tramas que evolucionan en paralelo, con flashbacks y elipsis constantes que en determinados momentos resultan susceptibles de desconcertar al espectador. La forma de hilvanar todas ellas para que encajen no emergen de la forma más natural y cohesionada posible (de hecho, pese a la envoltura de realismo costumbrista de la narración, tiene mucho de realismo mágico y de cuento gótico absurdamente trágico), pero que sí consigue unificarlas con la suficiente robustez para que nada parezca dejado al azar y todo emerja como consecuencia de las decisiones, voluntarias o instintivas, que toman los personajes a lo largo de la película y que, en muchas ocasiones, se ven condicionadas por sus creencias religiosas y convicciones éticas. Es un thriller, pero también es un drama rural, y también una intriga con momentos de terror; y pese a que esta indefinición genérica pueda parecer jugar en su contra, la película tiene muy claros qué temas pretende analizar y qué conclusiones finales desea trasladarle al que la ha estado disfrutado durante sus más de dos horas de duración.

En esta escena se produce uno de los sucesos más impactantes del film, y con mayor trascendencia simbólica para el conjunto de la trama.
FUENTE: https://www.moneycontrol.com/

El tono del film es apagado, dramático, adulto y desalentadoramente implacable en su pesimismo existencial. La naturaleza humana, la forja del carácter de un individuo en base a sus acciones, el permanente diálogo entre el hombre y la divinidad, los efectos de la depravación moral, la importancia del legado familiar y el uso de la violencia como herramienta de justicia o realización personal son algunas de las premisas que maneja The Devil All The Time. Pese a no resultar especialmente innovadora en su propuesta (el tratamiento de la fe como vehículo de salvación y sacrificio se ha recreado con mayor madurez y realismo en películas como El Reverendo, Silencio o La Misión), sí que arroja algunas disertaciones sobre el ser humano, la violencia, la doctrina cristiana, las estructuras de poder y los vínculos familiares que resultan intelectualmente estimulantes para el espectador y le instan a darle vueltas al coco sobre el discurso de la película y los sucesos que tienen lugar en ella. La historia está repleta de simbolismos, religiosos y sociológicos, y no duda en dejar al arbitrio del espectador la valoración moral de los actos de muchos de sus personajes sin posicionarse de manera descarada (aunque inevitablemente termine haciéndolo) del lado de ninguno de ellos. Algunos son grises, otros oscuros, pero no vemos demasiados personajes que permanezcan mucho tiempo del lado de la virtud impoluta sin sufrir penalidades por ello.

El guión de The Devil All The Time no resulta particularmente árido, complejo ni difícil de desentrañar; obviando el hecho de que la voz en off expone (e incluso sobreexpone) muchas de las inquietudes de los personajes o anticipa acontecimientos futuros de manera más o menos necesaria, la historia principal es sencilla y concreta. Es en su intrincada narrativa donde la película arriesga, y encuentra algunas de sus virtudes y también ciertos defectos. La historia va saltando cronológicamente entre distintas épocas, tramas y personajes, acrecentando la sensación de relato coral y de historias interconectadas que se erige como núcleo del argumento; pero que, como contrapartida, puede llegar a saturar o a confundir. Además algunas de las subtramas reciben más atención que otras (la de Sebastian Stan o la de Jason Clarke generan interés pero no ostentan el mismo nivel de desarrollo que la de Tom Holland o la de su hermana adoptiva), y el relato pierde algo de intensidad dramática en su tercio final. No obstante ésto no supone un problema tan grave, ya que las secuencias de suspense previas a los abundantes (y contundentemente breves) estallidos de violencia están muy bien logradas y originan una atmósfera malsana y desasosegante que zambulle al espectador en la acción y le facilitan reconectar con la cinta pese a sus ligeras deficiencias.

El tema del autoestop también resulta inesperadamente habitual en la película. El bueno de Tom no es el único personaje que practica esta costumbre, ni es el primero que se va a ver inmerso en situaciones adversas por ello. Así que ya sabéis, chicos. Cuidado con quién subís al coche o con quién decidís que os lleve a algún sitio (Vieja Confiable Mode ON).
FUENTE: https://mashable.com/

En conclusión, The Devil All The Time resulta ser una película de visionado duro pero enriquecedor. No es fácil asimilar muchos de los sucesos que acontecen (y que usualmente se resumen en una concatenación de catástrofes, mala suerte y comportamientos reprobables por parte de personajes mentalmente enfermos), su tono puede resultar distante y frío cuando existe tan poco hueco para los sentimientos positivos, y no es un contenido apto para personas con una sensibilidad religiosa o emocional elevada. Pese a todo ello, la película es atractiva, invita a debatir y pensar acerca de los conceptos en los cuales profundiza y su (en general) magnífico reparto ayuda a contrarrestar algunas de las lagunas en su narrativa o determinadas decisiones caprichosas de guión. Si quieres averiguar hasta dónde está dispuesta a llegar una persona en su búsqueda de Dios, de justicia, de satisfacer sus ansias de placer o de concebir la muerte como vía de purificación, contenido todo ello en un lúgubre ambiente sureño estadounidense que le viene como anillo al dedo y con una sensacional ambientación sonora y visual, ésta es tu película. Merece la pena encontrar al diablo.

VALORACIÓN: 8

TRAILER:

¡INACEPTABLE!

Previous article

Por lo bajo 🤫

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Popular Posts

Login/Sign up