FOLLOW US ON SOCIAL

Publicado el

23
junio
2021

“El libro, además de ser un bien cultural fundamental, también es un negocio y se mantiene por si solo”

La literatura, segunda parada cultural de esta jornada de conversaciones en Lockout Talks.

Raúl Rhodes, nuestro presentador de “La Palapa de Lockout”, tuvo el honor de estar acompañado por la editora de “Turner”, Fernanda Febres Cordero; la escritora Belén Montero y la también escritora Manuela Ramírez, quienes contaron, desde su óptica y vivencia, lo que ha significado la pandemia en el sector literario.

EL STREAMING SERÁ EL FUTURO

Belén nos comenta que, aunque en su caso, vendió su novela en físico, los e books fueron los formatos más vendidos durante el confinamiento, admitiendo que a nivel global el futuro es del streaming.

Manuela, nos confiesa que de no haber sido por la plataforma digital no hubiese consumido nada, ya que tenía pánico de recibir algún paquete o de que alguien se acercara a su casa por la situación que vivía con un familiar enfermo en ese momento. Fue un tiempo muy complicado para ella y el acceso a Internet la salvó.

Ella prefiere que el libro se siga vendiendo en físico, porque genera una sensación de placer poderlo tener en las manos acariciando sus hojas, aunque se declare consumidora del formato digital e incluso lo entiende argumentando que el mundo necesita se utilicen menos folios.

EL 80% DE LOS LIBROS SE LEEN EN PAPEL

Fernanda apunta que la lectura digital ha aumentado muchísimo, pero que el formato en físico sigue siendo el favorito de los lectores. Aunque el perfil de los leyentes ha aumentado en los jóvenes, implicando el acceso en otros formatos, el lector hará su lectura por cualquier método e incluso los combinará según sus necesidades.

¿Y… LOS AUDIOLIBROS?

A Manuela no le llaman la atención y no los consume porque la entonación de otra persona puede interferir en lo que quiere y desea trasmitir el autor, por lo que prefiere leerlo personalmente, interpretándolo por ella misma e imaginándose lo que está pasando a medida que realiza la lectura.

Belén comparte el mismo criterio que su colega Manuela, a ella le gusta tocar el libro porque siente una vibración gustosa cuando los compra en físico.

“Es otra forma de estar en contacto con los contenidos”, apuntaba Fernanda, añadiendo que los propios autores se han animado a narrar sus historias. Al estar en contacto con el autor lo relatado se vivirá de otra manera, es otra manera de reinventarse.

EL AUTOR SABE LO QUE QUIERE DECIR Y CÓMO LO QUieRE DECIR

Belén y Manuela consideran estar abiertas a cualquier cosa para reinventarse y les parece una buena idea leer sus historias aún más cuando existe un público para esta modalidad.

De haber una propuesta la aceptarían ya que ambas coinciden en que una cosa es que lo lea el propio autor y otra muy distinta a que otra persona lo lea, aunque hay actores que se dedican a este tipo de interpretación estando bajo la supervisión de los autores.

¿REINVENCIÓN DESPUÉS DE LA PANDEMIA?

Belén admite que sí, de hecho no tenía redes sociales, como su novela salió en pleno confinamiento, se puso las pilas, realizó entrevistas y asume querer crecer y expandirse.

[image lightbox=”1″ caption=”Lockout Media”]https://lockoutmag.com/wp-content/uploads/2021/06/LITERATURA3.jpeg[/image]

EL SECTOR EDITORIAL NO ES MUY AMIGO DE LA INNOVACIÓN TECNOLÓGICA

La lectura como entretenimiento y acompañamiento pegó un subidón y reavivó el sector del libro, confirmando de esta manera que la pandemia lo que hizo fue acelerar tendencias que ya estaban en marcha, así lo puntualiza Fernanda, reconociendo además, que vieron la posibilidad de llegar con formatos novedosos e hicieron ajustes en la web para poderlos vender directamente.

Aunque el sector editorial no sea muy amigo de la innovación tecnológica, al menos ahora lo mira a ver que se puede hacer, sin duda, se ha cambiado el hábito y se han abierto nuevas tendencias. El teletrabajo llegó para quedarse.

Lo más seguro es que se abandonen ciertas maneras más tradicionales y se mantengan las que verdaderamente valgan la pena como las ferias de los libros, porque son puntos de encuentro y celebración entre autores, editores, libreros y lectores.

“EL QUE LEE ES EL QUE MANDA”

Manuela y Belén coinciden y no creen que la nueva manera de consumir literatura acabe con la forma tradicional, teniendo en cuenta que habría que evaluar lo que más falta haga y se necesite.

Es cierto que en casa no caben todos los libros y aunque el consumo en Internet haya aumentado no creen, al menos por el momento, que desparezca el libro físico por la sensación que le genera al lector cuando lo tiene en sus manos.

“QUE SEA DIGITAL NO SIGNIFICA QUE SEA GRATUITO”

Fernanda, por su parte, se declara defensora del libro físico y hace un inciso para informar que lamentablemente hay personas que siguen leyendo gratis, en pandemia, la gente que paga por leer libros electrónicos aumento en un 40%, hay personas que siguen leyendo gratis, por la piratería online y tristemente es una cultura que se extiende. Recuerda que detrás de cada obra hay un gran esfuerzo.

Señala también que en las bibliotecas el préstamo de libros se duplicó y el lector no lo deja sabiendo que ahí puede encontrar libros accesibles. Con el libro digital las personas con problemas de vista tenían un catálogo reducido. Todo esto abrió una ventana muy grande para hacer accesible la literatura.

“El confinamiento aumentó el número de lectores y detuvo la vida de muchos escritores”

Belén considera que si existe un cambio, será en positivo, porque justo en el confinamiento gente que no era lectora se puso a leer, después de coger el hábito eso se te queda.

Manuela confiesa que a ella el confinamiento le cortó la vena creativa porque al terminar su novela necesitó dos meses para revisar lo que había hecho para posteriormente comenzar el trámite legal, llevando su obra literaria al registro de propiedad y retrasando todo el proceso durante un año. Por otro lado lo que si incrementó fue la lectura, leía sin parar

Fernanda, por el contrario, dice que hubo de todo, que también muchos aprovecharon el tiempo para escribir e incluso sacaron novelas completas.

¿CAMBIARÁ EL CONTENIDO DE LA LITERATURA EN UN FUTURO POR TODO LO VIVIDO?

Con respecto al contenido no hay nada que sorprenda, no hay novedad en la lista de los más vendidos. Fernanda cuenta que a finales de febrero recibió un manual, por parte de un agencia china, para tratar el coronavirus y a los tres meses el tema estaba expandido por todos lados. Fue todo muy  impredecible, había una línea sobre pandemia, virus divulgación científica.

“NO PIENSO UTILIZAR EL TEMA DE LA PANDEMIA EN LO QUE ESCRIBA”

Manuela prefiere seguir escribiendo cosas positivas dentro de lo que es la narrativa romántica, se niega a trasladar la negatividad de lo vivido a sus libros y personajes, aunque está segura que mucho autores si lo harán. Para ella ya fue suficiente el sufrimiento vivido con la enfermedad que padeció su esposo, quien afortunadamente se encuentra sano y salvo. Mientras más rápido olvide el 2020, mejor.

Belén, por su parte, no lo tiene claro, para ella quienes más sufrieron fueron la gente más joven y los mayores, veía a los grupos de niños como intentaban buscarse para tener ese contacto físico tan necesario.

MENOS PULMÓN PARA HACER MÁS INVERSIONES

Fernanda aclara que ciertamente hubo pérdidas, su editorial bajo en un 30% las ventas y, en su caso, con Latinoamérica cerró la venta de libros durante meses. Con la reducción de la mitad de personal también trajo repercusiones, tenía menos pulmón para hacer más inversiones, les ha tocado ser más prudentes con lo que publican.

“La lectura sigue estando ahí como necesidad para satisfacer” esperan que en septiembre puedan recuperar la anhelada normalidad.

El libro de Belén se ha vendido durante toda la pandemia por lo que no puede darle una valoración negativa, pero está consciente de que todo el mundo ha sido afectado.

UN PRODUCTO 100% DE ELLA

La novela de Manuela se comenzó a enviar a las editoriales en abril de este año, por una parte le ha afectado porque pudo haberla sacado el año pasado, pero este tiempo le sirvió para mejorar el texto y revisarlo por si encontraba algún fallo, incluso contrató un agente literario para que le ayudara a corregir todos los errores como  escritora nobel que es.

SE REDUCEN LOS PUESTOS DE TRABAJO PERO TAMBIÉN SE CREAN OTROS NUEVOS

Fernanda no ha vivido la bonanza económica, por tal motivo no sabe si era más complicado antes de la pandemia o ahora. Señala que por lo general hay editoriales que tienden a agruparse y eso reduce los puestos de trabajo pero por otro lado también se crean nuevas oportunidades.

Hay librerías que quiebran pero también abren otras, es todo muy relativo. Ahora en el mercado laboral piden profesionales más digitales capaces de crear contenido para las plataformas.

Belén, por ser nobel escritora, no se atreve a emitir juicio, no quiere ser negativa y apunta que todo dependerá del boom que pueda tener el libro o novela que escriba. Ella quiere dedicarse a ser escritora y vivir de ello.

¿qué DECISIONES FUERON TOMADAS PARA SUSTENTAR ECONÓMICAMENTE AL SECTOR LITERARIO?
  • Abrir las librerías en el confinamiento, si las hubiesen dejado cerradas, condenaban a los libreros a no poder pagar las facturas.
  • El iva en el libro digital estaba en 21% y lo bajaron a 4%, colocándolo igual que el físico, eso generó mayor competencia.
  • La creación de la web todostuslibros.com, funcionando como red social para los lectores, se convirtió también en  una tienda online ofreciendo la información de la librería en donde se encuentra el libro solicitado, o incluso de no tenerlo te lo solicitan directamente al distribuidor. Era una idea que estaba en marcha pero se impulsó rápidamente para que los libreros pudieran superar las dificultades.

[image lightbox=”1″ caption=”Lockout Media”]https://lockoutmag.com/wp-content/uploads/2021/06/LITERATURA2.jpg[/image]

¿SE SINTIERON PROTEGIDAS POR PARTE DE LAS INSTITUCIONES PÚBLICAS?

Montero nos cuenta que viviendo en Andorra, el Gobierno le compró 50 ejemplares de su libro para distribuir 25 en los colegios y el resto en las bibliotecas. Por fortuna no ha necesitado ayuda, aunque exista apoyo para los escritores.

Febres, recibió la ayuda del ERTE pudiendo cobrar de esta manera el paro por las horas que no trabajó. Indica que existen iniciativas de préstamos y créditos y funcionan muy bien, por otra parte, hay “ayudas para incentivar más que para sostener”, permanentes a los editores para que puedan publicar sus libros por parte del Ayuntamiento de Madrid, por la Acción Cultural Española, Institutos Culturales.

Ramírez hasta el momento no ha pedido ningún tipo de ayuda porque económicamente pudo autofinanciarse pero reconoce que siempre hace falta más dinero.

Al no estar trabajando en una empresa y pasar todo el día escribiendo se apuntó a un curso para mejorar la escritura, de tener una ayuda haría ese curso y muchos más, ahora se lo pensará y verá que opciones tiene para ampliar su talento.

EL SECTOR ES MUY ORGÁNICO Y NADIE REMA EN CONTRA

En el gremio no se siente ningún tipo de rivalidad, por lo general se han apoyado muchísimo, existe una interdependencia muy fuerte por lo que nadie remaría en contra.

Una de las anécdotas que nos cuenta Fernanda es que se le ocurrió hacer un listado de las librerías que estuvieran de guardia, para que las personas supieran donde comprar sus libros, de esta manera, los libreros vendieran más ejemplares y las editoriales también, la contra parte fue que los empleados al estar trabajando ponían en riesgo su salud y eso no la hizo sentir bien.

TODOS TENEMOS LIBROS QUE NO HEMOS LEÍDO

El 70% de la gente que leía ya tenía libros en su casa, algo maravilloso pero que no sustenta la producción, si la gente no compra libros nuevos, indicaba Fernanda, de hecho, hubo editoriales que paralizaron toda su producción y aprovecharon para reflexionar sobre lo que estaba pasando.

“Es necesario tener novedades encima de las mesas de las editoriales para tener ingresos. A veces se publica una cantidad de libros que la gente no necesita”, fue la autocrítica que sacaron de lo que sucedía.

“EN PLENA PANDEMIA HABÍA QUE BUSCAR MASCARILLAS, EPIS PARA LOS MÉDICOS, ANTES QUE VENDER UN LIBRO”

Febres Cordero puntualizó que el apoyo por parte del Ministerio de Cultura siempre será necesario, pero admite que otros sectores han estado sangrantes, afortunadamente los representantes de las instituciones mostraron interés y se hicieron presentes apoyando y estableciendo la línea de negociación.

Manuela, por su parte tendrá la oportunidad de comentarlo cuando saque el libro pero considera que en plena pandemia eran otras las prioridades antes de comprar un libro.

“UN LECTOR, HOY LEE UNA NOVELA Y MAÑANA OTRA”

Belén, al estar entrando en el mundo literario como autora. se ha sentido muy acogida desde el primer momento, en sus redes sociales comparte con seguidores de otros escritores y con otros autores, para ella es innecesario exista competencia porque un lector “un lector, hoy lee una novela y mañana otra, si te gusta un tipo de literatura no te anclas solo en eso, siempre vas a por más”.

Por ejemplo, ella confiesa ser amante de las lecturas de crecimiento personal pero también lee novelas porque le gustan. Hasta el momento se ha sentido arropada por lectores, escritores y por la editorial que la a ayudado mucho.

En una Feria si quieres un libro y otras editoriales también, no hablas con ellas del tema, confiesa entre risas Fernanda, reconociendo que “hay competencia pero con camaradería”.

CLOACAS DE LUJO SERÁ UNA SAGA

Belén Montero tiene muchísimas ganas de seguir escribiendo y lo está haciendo. Está contenta con las ventas y la acogida de su primer libro y ya está manos a la obra con el segundo, continuando con la intriga, el suspenso, el misterio y algo de erotismo,  espera poderlo sacar a finales de año, si todo va bien. Realizará una saga, no sabe aún de cuantos libros, de momento tiene dos más en mente. Si de algo está segura es que “seguirá creando y escribiendo hasta que se muera”.

ACTIVA CON LA ESCRITURA

Manuela Ramírez acaba de terminar un cuento para niñas y niños y las ilustraciones corren a cargo de su hermana, se encuentra también escribiendo su segundo libro pero de momento está paralizada porque quiere  finalizar, en agosto, el curso que está haciendo con Carmen Posada y si todo va bien su meta es poder publicar su relato en la página web de la autora.

CON CATÁLOGO NUEVO EN NOVEDADES PARA SEGUIR SU LÍNEA DE DIVULGACIÓN

Para finalizar, Fernanda Febres Cordero lo que más desea es volver a la antigua normalidad, quiere también probar cosas nuevas consolidando el audio libro, los e books y otros formatos de éxito. No quiere volver a estar todo el día metida en el trabajo y  así aprovechar otros espacios para su convivencia.

En cuanto a los títulos, se viene un catálogo nuevo con muchas novedades y libros muy interesantes. Una recomendación que nos hace desde ya es con un libro llamado “50 Miradas a la Educación” el cual recoge el ideal de ser humano y como se ha potenciado, otro que también la tiene ilusionada, hablara de la virtud humana en la era digital.

[image lightbox=”1″ caption=”Lockout Media”]https://lockoutmag.com/wp-content/uploads/2021/06/LITERATURA4.jpeg[/image]

“El libro es fuerza, es valor, es poder, es alimento, antorcha de pensamiento y manantial del amor”

UsuarioComentario

Valiosas ideas de los Usuarios
0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *