FeminismoLGBTIQ+

Identidades de género (discriminaciones y violencias)

En mi anterior artículo pude dar una explicación sobre que es el sexo, que es el género y de que formas se presentan, o no, como parte identitaria de las personas. Con esta base dada, y algunos conceptos aclarados, es momento de hablar de las discriminaciones y violencias de género que hoy en día siguen sacudiendo a la sociedad.

Homofobia

Partiendo de la base de que vivimos es una sociedad heteronormativa, lo que refiere a un sesgo cultural a favor de las relaciones heterosexuales considerándolas como “normales” “naturales” o “ideales” respecto de las relaciones entre personas del mismo sexo o del mismo género, podemos hablar de la homofobia. Este es el odio irracional, miedo, desconfianza y discriminación hacia las personas pertenecientes del colectivo LGBTIQ+ (principalmente gays, lesbianas y bisexuales). Este odio irracional justificado por la heteronormatividad que, a partir de reglas jurídicas, sociales y culturales asumen que las personas deben actuar bajo patrones heterosexuales. Sumado a esto también aparecen los roles y estereotipos de género como bases de esta discriminación.

Estereotipos y roles de género

Los estereotipos de género son aquellos rasgos, actitudes y patrones comúnmente asignados a hombres y mujeres delimitando lo masculino y femenino. Los estereotipos se crearon a partir de una necesidad en el ser humano de pertenecer a un grupo y de poder identificarse. Reconocerse en el otro durante el proceso de socialización. A partir de los estereotipos de género se definen los roles de género. Éstos se vinculan con conductas, funciones y actividades que establecen qué se debe hacer y qué no. Esto es con el fin de cumplir con las expectativas asociadas con el estereotipo de lo femenino o lo masculino. Los roles y estereotipos de género reflejan reglas y normas sociales que estipulan jerarquías de poder entre hombres y mujeres, debido a que las características que se asignan a los hombres tienen mayor valor social que las que se asignan a las mujeres. ¿Cuáles son esas características y cómo aparecen en la sociedad?

Diferenciación de género

Quizás no sea tan notable para algunas personas, y para otras quizás estas características se presenten de manera más notoria en su vida. Lo cierto es que esta diferenciación de género a partir de los estereotipos y roles de género existe, es latente y es perjudicial para todos.

A las mujeres se les asocia con la belleza, la emocionalidad, la debilidad, la delicadeza, la pasividad, el cuidado y la dependencia. En correspondencia se le asigna a las mujeres y feminidades los trabajos reproductivos: relegadas al ámbito privado y centradas en el cuidado de otras personas (alimentación, vestimenta, crianza, enseñanza, etc). El acento está puesto más en los demás que en ella misma. Por lo tanto, algunas características asociadas a la condición femenina suelen ser la condescendencia, el autosacrificio, la subordinación, la timidez, el temor. Este conjunto de características que conforman los roles y estereotipos de género no se va a cumplir en todos los casos.

¿Qué ocurre cuando no se logra alcanzar las expectativas de la sociedad? La respuesta es obvia. Ocurre una estigmatización, un ataque directo, una desaprobación e invalidación de la sociedad para aquella persona que no se adapte a lo que está impuesto. 

A los hombres se los define por las características contrarias, como la fuerza, la rudeza, la inteligencia, la racionalidad, la actividad, la autonomía, etcétera. Para el género masculino su propio ser es el centro de su vida. Algunas características asociadas con la condición masculina son la autoafirmación y la disposición a la competencia para mostrar que se tiene el poder; el reconocimiento social; su capacidad para la aventura y la asunción de riesgos. 

Volviendo a la pregunta previa de ¿Qué ocurre cuando no se logra alcanzar las expectativas de la sociedad? Es lo mismo para todos los géneros y casos. Es el sistema cis-heteronormativo que invisibiliza, invalida y sanciona todo lo que salga de este sistema o que no logre alcanzar las expectativas a las que se busca llegar con los estereotipos y roles de género. 

Créditos: Camila Aravena

Violencias de género

Según la definición dada por las Naciones Unidas en 2003, la violencia de género es «cualquier acto de violencia sexista que resulta en un daño físico, sexual o psíquico». Dentro de estos actos se incluyen amenazas, coerción o la privación ilegal de la libertad tanto en la esfera pública como en la privada. Hay que tener en cuenta que la violencia por razones de género es ejercidas en contextos caracterizados por un desequilibrio de poder. Este se basa en estereotipos y atribuciones vinculadas con el género. Las conductas terminan afectando la vida, la dignidad, la integridad psicofísica, económica o patrimonial y la seguridad personal.

  • Física: Incluye a aquellas acciones que se ejercen contra el cuerpo de la persona produciendo dolor, daño o riesgo de producirlo y cualquier otra forma de maltrato o agresión que afecte su integridad física
  • Psicológica: Siendo este el tipo de violencia de género más amplio comprende las acciones que causan daño emocional y disminución de la autoestima, o perjudica y perturba el pleno desarrollo personal. También se busca degradar o controlar las acciones, comportamientos, creencias y decisiones, mediante la amenaza, el acoso, el hostigamiento, la restricción, la humillación, la deshonra, el descrédito, la manipulación, el aislamiento. Incluye la culpabilización, la vigilancia constante, la exigencia de obediencia y sumisión, la coerción verbal, la persecución, el insulto, la indiferencia, el abandono, los celos excesivos, el chantaje, la ridiculización, la explotación y la limitación del derecho de circulación o cualquier otro medio que cause perjuicio a la salud psicológica y a la autodeterminación de la victima.
  • Sexual: Cualquier acción que implique la vulneración en todas sus formas, con o sin acceso genital, del derecho de la mujer a decidir voluntariamente acerca de su vida sexual o reproductiva. Incluye la violación dentro del matrimonio o de otras relaciones vinculares o de parentesco, exista o no convivencia.
  • Económica y patrimonial La que se dirige a ocasionar un deterioro en los recursos económicos o patrimoniales de la mujer, a través de la perturbación de la posesión, tenencia o propiedad de sus bienes; la limitación o control de sus ingresos; hacerle perder trabajos y/o impedir trabajar, etc. En los casos de violencia familiar, se observa en la negativa o reticencia a cumplir con obligaciones parentales o alimentos.
  • Simbólica: La que, a través de patrones estereotipados, mensajes, valores, íconos o signos se transmita y reproduzca dominación, desigualdad y discriminación en las relaciones sociales, naturalizando la subordinación de la mujer en la sociedad.
  • Política: La que, dirigida individual o grupalmente por medio de partidos políticos, medios de comunicación, organizaciones, servidoras/es públicos, tenga como objeto menoscabar, anular, impedir, obstaculizar o restringir la participación política de la mujer.

Modalidades

  • Doméstica: Aquella ejercida contra las mujeres por un integrante del grupo familiar, independientemente del espacio físico donde ésta ocurra. Se entiende por grupo familiar al originado en el parentesco, sea por consanguinidad o por afinidad, el matrimonio, las uniones de hecho y las parejas o noviazgos.
  • Laboral: Aquella que discrimina a las mujeres en los ámbitos de trabajo públicos o privados y que obstaculiza su acceso al empleo, contratación, ascenso, estabilidad o permanencia en el mismo. Constituye también violencia contra las mujeres en el ámbito laboral quebrantar el derecho de igual remuneración por igual tarea o función.
  • Obstétrica:  Aquella que ejerce el personal de salud sobre el cuerpo y los procesos reproductivos de las mujeres, expresada en un trato deshumanizado, un abuso de medicalización y patologización de los procesos naturales.
  • Pública-política: Es aquella que, fundada en razones de género, mediante intimidación, hostigamiento, deshonra, descrédito, persecución, acoso y/o amenazas, impida o limite el desarrollo propio de la vida política o el acceso a derechos y deberes políticos.
  • En el espacio público: Es aquella ejercida contra las mujeres por una o más personas, en lugares públicos o de acceso público a través de conductas o expresiones verbales o no verbales, con connotación sexual, que afecten o dañen su dignidad, integridad, libertad, libre circulación o permanencia y/o generen un ambiente hostil u ofensivo.
  • Mediática: Aquella publicación o difusión de mensajes e imágenes estereotipados a través de cualquier medio masivo de comunicación, que de manera directa o indirecta promueva la explotación de mujeres o sus imágenes, injurie, difame, discrimine, deshonre, humille o atente contra la dignidad de las mujeres. También abarca la utilización de mujeres, adolescentes y niñas en mensajes e imágenes pornográficas.

Entender que el concepto de violencia por razones de género comprende una amplia gama de manifestaciones, nos permite ampliar la mirada acerca de la lectura que se les da a las diversas situaciones cotidianas que se viven y por lo tanto permite tomar posición y actuar proactivamente para erradicar este tipo de violencia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba