Deportes

La verdad sobre la Superliga Europea ¿Quién ganó en realidad?

1

Facundo Gonzalez (@mfacugonzalez)

Como si el mundo no fuera lo suficientemente desigual e inequitativo, Florentino Pérez, presidente de Real Madrid, y Andrea Agnelli, presidente de Juventus, junto con sus secuaces, el último domingo 18 de abril, anunciaron la creación de una nueva entidad deportiva cerrada y exclusiva que sería conformada por únicamente 12 equipos de las ligas más competitivas de Europa.

Este torneo se hubiera basado en una liga en la que participarían siempre los mismos 12 equipos fundadores: Real Madrid, Barcelona, Atlético de Madrid (España); Manchester United, Manchester City, Chelsea, Liverpool, Tottenham Hotspur (Inglaterra); Juventus, AC Milan e Inter de Milan (Italia). Inicialmente se esperaba por la respuesta de Bayern Múnich, Borussia Dortmund y Paris Saint-Germain que finalmente rechazaron la propuesta. Además, otros cinco clubes, que variarían cada año, serían invitados a disputarla.

Los fines principales expresados por el mismo Florentino Pérez tenían bases económicas, pero fueron justificados bajo el argumento de que el fútbol internacional perdió protagonismo y entretenimiento a causa de los encuentros entre equipos de poca o nula relevancia. Ante esta situación, la Superliga Europea otorgaría una partida inicial de 3500 millones de euros a cada club participante para ‘’… mitigar los efectos financieros del COVID-19 y para el desarrollo de nueva infraestructura’’, aseguró el presidente ‘’Merengue’’.

Llamativamente, y como si tuviera voz propia, el fútbol parece haberle respondido en la cancha a Pérez. Seis de los equipos fundadores, este mismo finde semana, no sacaron ventaja de sus adversarios en partidos en los cuales, según lo expreso por este personaje, no debería haberles presentado mayores dificultades por su gran nivel futbolístico. Arsenal empató 0-0 frente a Fulham; Chelsea, 0-0 con Brighton; Juventus perdió por 1-0 ante Atalanta; Liverpool no sacó diferencias con Leeds, empatando 1-1; y por último, Real Madrid repartió puntos con Getafe con el marcador en cero.

Una vez anunciado el proyecto elitista, rápidamente, comenzaron a verse las repercusiones. Clubes, jugadores, directores técnicos e hinchas se unieron en protesta por esta iniciativa y alzaron la voz en las calles en su contra, bajo el lema ‘’El fútbol es de los aficionados’’. Por ejemplo, hinchas de Chelsea se reunieron en las afueras del Estadio Stamford Bridge cuando el club disputaba el cotejo frente a Brighton, y el mismo debió ser demorado unos minutos por dicha causa.

"Hinchas ingleses en la protesta con la Superliga. Fuente: El Economista"

“Hinchas ingleses en la protesta con la Superliga. Fuente: El Economista”

Al poco tiempo de la noticia, varios de los clubes fundadores informaron que comenzaban el proceso de anular los contratos de vinculación con la entidad, ante la respuesta de los aficionados y de la propia Unión de Federaciones Europeas de Fútbol, la cual anunció que los jugadores que participen en dicha competición no podrían vestir más la camiseta de sus selecciones nacionales, ni participar en torneos locales o internacionales. Lo que significa que únicamente estarían presentes en el exclusivo campeonato.

Ya a las escasas 48 horas del anuncio, más clubes comunicaban su ida del torneo. A lo que Agnelli declaró y aseguró que la Superliga Europea no procedería. Luego de la confirmación de la caída de la competencia, medios y redes sociales festejaban con fervor la victoria de los aficionados contra la elite, pero ¿En realidad ganó la afición?

Florentino Perez sonriendo. Fuente: Eurosports

Florentino Perez sonriendo. Fuente: Eurosports

En medio de la revuelta, la UEFA manifestó la modificación en el formato de la Champions League. El nuevo formato que se implementará en la edición 2024-2025 y priorizará el acceso a los grandes equipos del continente y además, brindará mayores premios a los mismos y exigirá mucho más a los jugadores en una temporada, algo que proponía la Superliga.

Como incentivo, la UEFA anunció que, a todos los equipos participantes de la Champions se le otorgará una partida presupuestaria inicial que rondará desde los 4500 hasta los 7000 millones de euros. A diferencia de los 3500 que procuraba la Superliga.

Como si fuera poco, el máximo organismo organizador del fútbol europeo notificó un relajamiento en el Fair Play financiero. Una ley que impide que los equipos gasten más dinero del que ingresa, con el fin de establecer un control económico. Un club no puede sobrepasar los 100 millones de euros en gastos, de lo que posean como ingreso. Esto significa que los clubes tendrán mayor libertad a la hora de fichar jugadores y casi no tendrán limites económicos en su accionar, lo que beneficia a todos los clubes poderosos del viejo continente e influye negativamente a los menos pudientes.

Esto nos hace pensar y llegar a la conclusión de que quien ganó nuevamente fue la elite del fútbol. Los aficionados fueron utilizados como una herramienta y resistencia necesaria para el objetivo. Florentino Pérez, hoy, disminuyó la aceptación en su figura política y se lo ve como el derrotado, pero en realidad se salió con la suya y muy posiblemente esto sea algo que en unos meses el público olvide.

Facundo Gonzalez

City Football Group y su expansión por todo el mundo

Previous article

Visión lejana

Next article

1 Comment

  1. […] A, a estos equipos “fundadores” se les sumarían otros 5 “invitados” para jugar con 20. La idea no duró mucho, pues poco a poco los equipos se fueron saliendo a tal punto de quedar solo dos en la […]

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Popular Posts

Login/Sign up