LGBTIQ+

Lucha Por Un Mundo Sin Miedo

En el día de hoy, me encuentro con la dificilísima e importantísima tarea de iniciar la sección de temática LGTBI+ en Lockout MAG. Para mí es un honor ser la persona encargada de dar el pistoletazo de salida a un proyecto tan necesario y bonito, de crear un espacio de conversación, divulgación y reivindicación, donde dar un poco más de voz a una lucha que aún está (por desgracia) lejos de terminar, a las personas que tanto tienen que decir y a aquellas que, lamentablemente, ya no pueden decirlas.

Imagen extraída de «Educación 3.0»

Vivimos en un mundo muy avanzado en muchos sentidos, un mundo moderno asentado sobre los pilares de la libertad y la solidaridad, unidos todos en la búsqueda del bien común. Y sin embargo, en esta sociedad tan maravillosa (en teoría), mucha gente se ve obligada a elegir entre esconderse o vivir con miedo. Irónico, ¿verdad?

Me llena de impotencia ver que el odio no solo sigue teniendo cabida en este mundo, sino que goza de gran protagonismo.

Me da rabia encontrarme casi a diario con casos (nótese el plural) de agresiones, asesinatos y discriminaciones claramente homófobos, y gente excusándolos bajo pretextos absurdos. Utilizando los medios de comunicación como instrumento para difundir el odio.

Imagen extraída de «El Confidencial»

No me creo que vivamos en una sociedad donde, a día de hoy, haya tanta gente defendiendo que el hecho de ser asesinado a golpes al grito de «maricón» no es indicativo de homofobia. Ni me creo que haya tanta gente aplaudiendo el argumento.

Perder la vida y lo último que escuchas es esa palabra cargada de odio mientras un grupo de personas (por llamarlas de alguna manera) te la arrebatan a golpes.

Hay tantas personas sufriendo todavía por su orientación sexual, escondidos por miedo de sus propios padres, agredidos por quienes consideraban sus amigos, forzados a ir a terapia e incluso sometidos a exorcismos. Tantas vidas destrozadas y arrebatadas. Y aún así hay gente que quita importancia a la lucha, que ridiculiza el Orgullo, que hace chistecitos…

Imagen extraída de «Público»

Pero nosotros somos más fuertes. Somos luchadores, somos valientes y valemos más que aquellos que divulgan el odio. Hemos aprendido a levantarnos una y otra vez tras cada golpe que nos da la vida. Y, lo más importante, estamos juntos en esta lucha.

Hemos avanzado mucho, pero aún queda camino por recorrer. Y lo recorreremos orgullosos, sin miedo, sin cohibirnos, sin escondernos. Lo hacemos y lo seguiremos haciendo, en nombre de aquellos que han luchado antes, de aquellos que no pueden luchar y de los que ya no tienen fuerzas.

Es nuestra vida, es nuestra libertad y es nuestro orgullo, y no dejaremos de luchar hasta que consigamos un mundo verdaderamente libre y solidario, donde el odio no tenga cabida y nadie deba elegir entre esconderse o vivir con miedo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba